hinojos

La falta de diálogo y consenso impide la celebración de la recogida de las yeguas

  • La Asociación Ganadera asegura que ya no hay tiempo para organizar la actividad

  • Los requisitos del evento y la negativa a suprimir la tasa constituyen dos barreras infranqueables

Recogida de ganado marismeño de Doñana. Recogida de ganado marismeño de Doñana.

Recogida de ganado marismeño de Doñana. / pascual

Ya no hay tiempo para evitar la suspensión definitiva de la recogida de las yeguas de Hinojos en la que se trasladan a cientos de equinos desde las marismas de Doñana hasta el centro urbano del municipio para su exposición y venta. Dada las circunstancias, tras la problemática suscitada a raíz de la imposición de una tasa a los ganaderos, materialmente es imposible organizar un evento de estas características, según explicó a este periódico el presidente de la Asociación Ganadera Marismeña de Hinojos, Francisco Luis Martín. Además, porque tampoco hay tiempo para hacer efectiva la retirada del artículo 30 de la Ordenanza Municipal, que contempla el impuesto por pastoreo, la principal reivindicación de los yegüerizos.

La falta de diálogo entre las partes (Ayuntamiento y asociación), un reproche que ha sido mutuo, ha conducido a la situación actual y desembocado a la suspensión de la recogida de los equipos. De entrada, la decisión de la Asociación se conoció a través de un requerimiento dirigido al Ayuntamiento, que éste publicó en su página web. Al final del escrito solicitaba una reunión con el alcalde, Miguel Ángel Curiel, para abordar la problemática. Desde entonces ningunas de las partes se ha puesto en contacto con la otra, aunque las dos han apelado al diálogo para intentar solucionar el problema. Así lo indicaron ayer a este diario tanto el presidente de la asociación como el alcalde, si bien cada uno continúa a la espera de la llamada del otro.

La tasa rompe con siglos de historia y con derechos promulgados en el año 1740"El alcalde lamenta que se pierda una actividad consolidada desde hace décadas

La única reunión celebrada es la que mantuvo el jueves el regidor con la Cooperativa Ganadera Las Marismas de Hinojos en la que ni siquiera se abordó la suspensión de la recogida de las yeguas, sino cuestiones internas. La cooperativa, una de las tres asociaciones ganaderas de Hinojos, participa en la organización del evento aunque no son yegüerizos. En cualquier caso, con los días que restan para el evento, previsto para el 2 de septiembre, su celebración "ya no es posible", según el presidente de la asociación, dado los requisitos que precisa la organización del mismo. Junta Local de Seguridad, asamblea sobre las normas de convivencia, comunicación al Parque Nacional Doñana, coordinación con el Seprona de la Guardia Civil, Protección Civil y servicio veterinario son algunas de los trámites que requiere la recogida de las yeguas, una tarea que precisa su tiempo, además del arreglo de los corrales y la adaptación de los bebederos de agua para el ganado, detalla Francisco Luis Martín. "No es fácil poner en marcha todo el proceso en quince días", que habitualmente comienzan a organizar con dos meses de antelación, subraya el responsable de la asociación.

La retirada inmediata del artículo 30 de la Ordenanza Municipal se presenta también como una tarea ardua, ya que requiere de la aprobación del Pleno del Ayuntamiento como último paso. La Asociación Ganadera Marismeña asegura que el artículo, introducido recientemente rompe con siglos de historia y con derechos consuetudinarios que se remontan a 1565 y que fueron promulgado en 1740.

Además, en opinión de su presidente, va contra una sentencia dictada tras el recurso presentado por los ganaderos almonteño que señala que éstos sí deben pagar una tasa por pastoreo pero no los de Hinojos, "algo de lo que es consciente el alcalde".

Martín niega que la tasa sea de 1,5 euros al mes por cabeza de ganado, como sostiene el Ayuntamiento (18 euros al año) y eleva la cifra a 2,5 euros y puede alcanzar en algunos casos los 60 euros al año.

El alcalde asegura que la imposición del impuesto se debe a que el Ayuntamiento ha dejado de percibir el canon que pagaban los ganaderos de Almonte por tener a las yeguas en fincas del municipio hinojero, tras la salida de las reses de éstas, y califica la cantidad impuesta por primera vez a los hinojeros de simbólica", ya que la de los almonteños era de 90 euros. "La idea es que al Consistorio no le cueste un céntimo el aprovechamiento por parte de los ganadero de los pastos", señala el alcalde, que recuerda que la decisión de sacar las yeguas de los ganaderos almonteños de la marismas hinojera es una orden de la anterior Corporación, que fue recurrida en los tribunales.

El Ayuntamiento propone como alternativa la cesión de la gestión de las fincas a los ganaderos, para que si al menos no recibe ninguna contraprestación no salga dinero de las arcas municipales. En este punto de nuevo los ganaderos discrepan y afirman que fueron ellos lo que presentaron al iniciativa y que fue aceptada por el alcalde, aunque todavía no han recibido ningún documento relativo a la cesión, es más sostienen que sería sobre los derechos al pastoreo y no sobre la gestión de las fincas.

Los ganaderos niegan que obtengan cuantiosos beneficios con el ganado de las marismas y rechazan que por esta razón deban pagar la tasa, por lo que consideran que la decisión del Consistorio pone en peligro la ganadería tradicional y puede provocar su desaparición, "quebrantando siglos de historia". Además, entienden que el Consistorio debe de agilizar la salida del ganado "forastero" de la Marisma de Hinojos y que tiene que gestionar y solucionar con el Espacio Natural de Doñana el arreglo de los abrevaderos de dicha zona. A pesar de las discrepancias, el regidor ha mostrado su disposición al diálogo, porque "de lo se trata es poner en valor una actividad que cada año ha ido a más por el interés turístico que suscitado".

En términos similares se ha pronunciado el presidente de la asociación ganadera, que ha expresado su voluntad a sentarse a dialogar, aunque cree que el primer paso lo tiene que dar el Ayuntamiento y que éste debe atender sus reivindicaciones.

La recogida de las yeguas se celebra con motivo de las fiestas patronales en honor de la Virgen del Valle. Esta actividad imprime el carácter ganadero a la festividad que perdió durante más de dos décadas, entre los años 70 y 90.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios