La desaceleración económica apenas hace mella en el Rocío

  • El alquiler de viviendas con motivo de la romería en honor de la Blanca Paloma apenas se ha reducido un 3 por ciento respecto al año pasado · Los precios se mantienen en los mismos niveles

Comentarios 3

La fe mueve montañas y más tratándose de la Virgen del Rocío. Prácticamente nadie faltará a la cita anual de la romería de Pentecostés a juzgar por los niveles de ocupación que registrará la aldea almonteña durante la semana del 5 al 11 de mayo. La llevada y traída desaceleración económica, recesión para otros e incluso crisis, apenas se dejará notar esos días si acaso algún que otro pequeño apretón de cinturón.

Los datos que manejan las inmobiliarias del lugar, las que están a pie del cañón, indican que a estas alturas, a poco más de tres semanas para que empiece el peregrinaje la aldea va a colgar el cartel de completo, ya que el nivel de alquiler de viviendas sólo ha disminuido en torno a un tres por ciento respecto al año pasado. Es más los agentes inmobiliarios no ha renunciado aún al alquilar en los próximos días las escasas viviendas que aún no han encontrado inquilinos y permanecen vacías. Todos coinciden en señalar que la desaceleración no hará mella en el Rocío, por cuanto que se trata de una manifestación religiosa y cultural cuya participación se planifica con bastante antelación y en algunos casos a base de esfuerzos.

Eso sí, la recesión monetaria ha introducido en esta ocasión algunas modificaciones en cuanto a la estructura de los grupo que deciden irse al Rocío. Así por ejemplo, las reuniones con mayor poder adquisitivo han reducido esta vez algunos gastos como los relativos al alquiler de caballos y carruajes, como indican los agentes de la inmobiliaria Los Ánsares. Además, los grupos con menos nivel económico han aumentado el número de componentes para repartir los gastos, de tal forma que reuniones que otros años no superaban la veintena de personas ahora alcanzan los treinta o los sobrepasan. Y es que el precio del alquiler de las casas rocieras, como ocurre con el parque inmobiliario en general y con la venta de viviendas, no ha disminuido y se mantiene en líneas generales en los mismos índices que el año anterior.

Por lo general el precio del alquiler de una casa oscila entre los 5.000 y 15.000 euros, aunque algunas viviendas puedan llegan incluso a los 20.000 euros, pero son las menos por no decir exclusivas. La diferencia del desembolso es considerable pero éste depende de varios factores que tienen que ver con la residencia: las dimensiones de la misma, su ubicación y el número de habitaciones repercutirán en el precio final del alquiler.

El gasto medio por una casa se sitúa entre los 6.000 y los 12.000 euros. Las de precio superior son viviendas situadas normalmente en una zona céntrica, o relativamente cerca, que por lo general está dotada de siete u ocho habitaciones y que tiene cabida para una treintena de personas. Las de grandes dimensiones alcanzan los 15.000 euros y si están muy cerca del santuario pueden superar esta cantidad.

Por lo general existen tres tipos de casa según las dimensiones y la planta de cada una de ellas. Primero están los inmuebles que suelen tener diez metros de fachada por treinta de fondo y de éstos existen de dos tipos: de solo planta baja o de dos plantas.

Las casas de planta baja suelen coincidir con las más antiguas de la aldea y tienen un coste más barato, aunque cada vez quedan menos. Son de grandes dimensiones y se pueden alquilar por unos 5.000 euros, si bien alguna puede costar algo más, según el estado de la misma. Se trata de las viviendas que cuentan con peores equipamientos por ser inmuebles que han sido poco renovados a pesar del paso del tiempo. Algunos se pueden alquilar incluso por unos 4.000 euros.

Las más frecuentes son aquéllas casas con una superficie de 150 metros cuadrados pero de dos plantas. El alquiler oscila entre los 6.000 euros y los 12.000 euros y suelen contar con una media de ocho habitaciones y cinco cuatros de baños.

Cuando se trata de una casa de las mismas dimensiones pero con dos plantas, la renta puede alcanzar los 15.000 euros, por cuanto que puede tener hasta catorce habitaciones y por tanto una mayor capacidad para albergar a los romeros, y además el equipamiento es completo y dispone de hasta siete cuatro de baños.

En zonas como la plaza de Doñana el alquiler se dispara por tratarse también de una vivienda de gran capacidad. Otros lugares cotizados las calles Ajolí, Águila Imperial, Vetalengua o Ánsares. Mucho más económicas resultan calles como Jara, Romero, Tomillo, Santa Olalla o Santa María, por no citar más que éstas.

La evolución del alquiler ha experimentado un importante incremento desde que la romería fue adquiriendo la universalidad que ahora ha logrado y a medida que la demanda ha ido creciendo. No obstante, en los últimos años puede decirse que los precios apenas han variado tras alcanzar las cifras elevadas que se manejan en la actualidad.

El mayor aumento en desembolso por el alquiler se produjo a principios de los años noventa Con anterioridad podría optarse a una casa por unos 2.100 euros. Lejos han quedado ya esos alquileres. Después los precios se dispararon hasta alcanzar los cinco mil euros casi de un año para otro. Finalmente el coste medio por el alquiler se estableció en los seis mil euros una cifra que se ha mantenido hasta estos días, si bien como se ha señalado con anterioridad también pueden alcanzar los doce mil.

Algunos alquileres permiten disfrutar del inmueble del jueves al lunes si bien también el fin de semana anterior y a veces el posterior de la fiesta mariana para que sus ocupantes puedan realizar los preparativos para que todo esté listo para la romería y para recoger y desalojar la vivienda. El alquiler de una vivienda por un día o dos o sólo el fin de semana está descartado en estas fechas. Aún quedan algunas casas libres para los más rezagados. Todavía están a tiempo pero quedan pocos carteles con el rótulo 'se alquila'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios