El Pleno acuerda un incremento de los impuestos igual al IPC

El Pleno municipal de Aracena aprobó la modificación de las ordenanzas fiscales sobre tasas y precios públicos, que suponen una leve subida en torno al IPC en su mayoría e incluso el descenso en algunos casos. Esta modificación aprobada en solitario por el PSOE supone la revisión de las ordenanzas "no para aumentar la presión fiscal e impuestos municipales, porque en algunos casos no se tocan y en otros la modificación está por debajo de la inflación", comentó Inés Martín, portavoz socialista.

En concreto, la subida más notable sólo afectará al IBI para fincas rústicas, que tenía valores todavía de 1982 y pasará del 0,80 al 0,90. En el caso del urbano se ha bajado el tipo del 0,83 al 0,81, y "esperamos que para 2011 quede fijado en un 0,75", comentó la portavoz socialista. Las tasas que suben son las del cementerio y el depósito de escombros, con vistas a equilibrar el coste del servicio con la recaudación, "aunque el gasto seguirá siendo mayor".

En el capítulo de los precios públicos se ha procedido a la actualización de algunos como las entradas al Teatro Sierra, que se mantenían desde 2003, así como se han creado algunas nuevas, como las correspondientes a la recién inaugurada Piscina Cubierta.

Óscar Hernández (PP) mostró su disconformidad con lo que considera un aumento de la presión fiscal porque "aunque el objetivo final sea social, la política económica de un Ayuntamiento no es incompatible con la bajada de impuestos". En este sentido, criticó las afirmaciones realizadas en plenos anteriores por parte del equipo de Gobierno, "porque se dice que las finanzas son buenas pero después se suben los impuestos".

Por su parte, Antonio Maíllo (IU), pidió al equipo de Gobierno un compromiso para no subir más del IPC los impuestos municipales durante este mandato "y que no varíen en función de los periodos electorales". En este sentido, justificó la abstención de su grupo "porque no puede haber una carga impositiva mayor que la marque el IPC", al tiempo que criticó la falta de rigor del equipo de Gobierno "y su política a corto plazo".

El alcalde, Manuel Guerra, destacó que la respuesta del equipo de Gobierno siempre ha sido "hacer una administración lo más justa posible con buena gestión de recursos y una política de ingresos consecuente porque no se puede hacer más con menos". "La subida en torno al IPC es lo justo, pero hay tasas que tendrán que subir más y otras no dentro de nuestra política fiscal definida y responsable", comentó Manuel Guerra, quien destacó que la subida de las tasas se centra únicamente en el equilibrio de ingresos y gastos.

Otro de los puntos aprobados fueron las Cuentas Generales del año 2006, que arrojaron un superávit de 1.248.000 euros y un ahorro neto de más de 2,3 millones de euros. Asimismo, en 2007 se ha culminado el saneamiento financiero a través de un programa conjunto con la Consejería de Economía de la Junta de Andalucía, que ha permitido que, en los últimos cuatro años, no se hayan pedido préstamos. Según el alcalde, se está haciendo una política económica responsable y eficiente que permita que el Ayuntamiento afronte proyectos o que se pague de forma adecuada a los proveedores".

Todos los grupos municipales mostraron su apoyo unánime a dos mociones del grupo municipal de IU en torno al apoyo al sector del castañero y contra la violencia hacia las mujeres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios