La Matriz de Montemayor recibe hoy a las hermandades filiales

  • Los romeros partieron ayer hacia el santuario donde permanecerán hasta el próximo lunes, tras disfrutar de una de las fiestas más singulares de la provincia

Moguer vive desde ayer su fiesta grande: la romería de su patrona, la Virgen de Montemayor.

Tras varias horas de camino, los romeros se encuentran desde anoche en el recinto, donde esta mañana comienzan los cultos que se sucederán hasta la tarde del lunes.

La recepción de las hermandades marca el inicio la jornada de hoy. Por rigurosos orden de antigüedad las filiales de Sevilla, Huelva, Punta Umbría, Madrid, Arahal, Villamanrique de la Condesa y las asociaciones de Lucena del Puerto y Campofrío la Dehesa de Riotinto, rendirán pleitesía a la Hermandad de Montemayor que recibe un año más a los romeros.

Alegría, fervor y mucha devoción marcan esta jornada de hermandades, un día donde la fiesta solo parará por la tarde para la misa y por la noche para el rosario de antorcha. Lo demás es fiesta y visita a los diferentes chozos que se reparten por el recinto, en torno a unos ciento cincuenta.

Pero el día grande de la romería será mañana. La misa y la función principal, presidida por el obispo de la Diócesis, José Vilaplana, avivará el fervor entre los romeros que empiezan la cuenta atrás para el gran momento, la procesión de la imagen de la Patrona.

A las 18.30 horas, Nuestra Señora de Montemayor abandonará su camerín para recorrer el poblado y bendecir a los numerosos fieles congregados.

La primera visita que hará la Virgen será a los mayordomos de este año, la familia Gaona. A continuación, irá saludando, una a una, a las hermandades filiales. La primera será la de Punta Umbría y así por orden de ubicación, hasta terminar frente al Simpecado de la filial de Arahal.

La oficialidad no está reñida con lo oficioso y es por ello que durante el recorrido serán muchas las paradas que haga la Virgen hasta la hora de regreso.

La fiesta volverá hacerse del entorno en la última noche de romería una vez que se recoja la Virgen.

El lunes el ambiente que se respira es agridulce. Toca volver al pueblo y esperará un año para volver con Ella.

El adiós será a las 18,30 horas, el mayordomo entregará la vara a su sucesor y comenzará el camino de vuelta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios