Matalascañas inaugura su nueva depuradora tras 24 años de espera

  • La instalación amplía la capacidad de tratamiento La obra ha costado 4,5 millones de euros

Matalascañas ya cuenta con su nueva depuradora, una instalación planificada a principios de los 90 que permitirá garantizar el servicio en un núcleo costero que ve multiplicada su población en verano.

Con una inversión de 4,5 millones de euros a lo largo de tres años, se garantiza una ampliación del caudal de tratamiento, pasando de los 800 a los 2.000 metros cúbicos a la hora. Con estos nuevos equipos la instalación está lista para prestar el servicio durante los próximos 25 años, destacó ayer el Ayuntamiento de Almonte en un comunicado.

Las obras de mejora de la EDAR, ubicada en el final del Paseo Marítimo de Caño Guerrero, fueron presentadas ayer por el alcalde de Almonte, José Antonio Domínguez Iglesias (PP); miembros del equipo de Gobierno, representantes de la empresa concesionaria Aqualia y de colectivos de la playa.

Según explicó Venancio González, jefe de obras de Aqualia, la obra ha constado de tres fases: la primera consistió en el cambio de los cuadros eléctricos y la instalación de un decantador lamelar, entre otras actuaciones. La segunda incluyó la demolición del antiguo decantador y su sustitución. Finalmente, la tercera actuación ha traído la puesta en marcha de la nueva línea de fango de la depuradora, sustituyendo los antiguos filtros e incorporando nuevos sistemas de secado, además de otros trabajos como la planta de desodorización, con lo que ha quedado concluido el proyecto de remodelación. Tan solo resta instalar el vallado exterior para la mejora estética.

El alcalde de Almonte agradeció a Aqualia, "la dedicación que ha puesto a las obras, así como a los técnicos municipales y, sobre todo, a las asociaciones y vecinos, que han padecido los efectos de una actuación que ya estaba prevista en 1991, y que hemos podido llevar a cabo en 2015". Para el primer edil, "ese retraso pone de manifiesto la inacción de los anteriores equipos de Gobierno y el compromiso de este por dar estabilidad a Matalascañas y Doñana. Una estabilidad que ha derivado en logros como el mantenimiento de la Bandera Azul y la incorporación de la Q de Calidad el pasado año, con importantes consecuencias en el ámbito turístico para la playa de primera que queremos".

Esta noticia coincide con las buenas previsiones de ocupación de Matalascañas para la Semana Santa, que ya marchan por encima del 75%, y que probablemente se ampliarán ante la buena previsión meteorológica. El Ayuntamiento garantizó que "todos los servicios estarán a disposición de los visitantes, como en los últimos años".

Antonio Gómez, desde la asociación de Vecinos de Matalascañas, valoró muy positivamente esta instalación, "ya que hace unos años estaba a punto de romperse por su deficiente estado. Nos sentimos especialmente contentos por la erradicación total de los malos olores", destacó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios