El monolito de la Guerra Civil contiene errores de identidad de las víctimas

  • La Comisión suspende la inauguración prevista para el sábado

La comisión creada en la localidad de El Cerro del Andévalo para proyectar un monolito de homenaje a los fusilados en la Guerra Civil decidió ayer suspender la inauguración del mismo, prevista para el próximo sábado día 13 de junio, por detectarse "errores" en la identidad de las víctimas.

Así lo confirmó el alcalde de la localidad, Juan Manuel Borrero (PP), quien indicó que el Ayuntamiento es un mero colaborador y que se ha tratado de una decisión de la comisión, conformada por un miembro del PSOE, otro del PP, familiares de las víctimas y un coordinador.

Por otro lado, el investigador Francisco Javier González Tornero, involucrado en la recuperación de la Memoria Histórica de la localidad, solicitó así que "se paralizara" el mismo y se comenzara de nuevo "para no falsear la historia" local. Según defendió González, "a principios del año 2008 se proyectó un monolito que acogería 192 nombres pero no salió adelante porque se perdió la subvención" y, tiempo más tarde, recibió de esta comisión los 118 nombres propuestos para el nuevo homenaje que, según argumentó el historiador, "falsean la historia de represión del Cerro".

En este sentido, apuntó que ha corregido la lista de nombres que recoge a personas "que no existen, incluye apodos dentro de los apellidos e incluso hay nombres que se han obviado y que están en el registro civil". En estas críticas, según indicó González, "tengo el apoyo de las asociaciones y de los familiares".

Además, lamentó que el texto previsto para incluir en el monolito "habla de fallecidos por la libertad y no de fusilados, que es lo que son" y recordó que el acto estaba previsto que se desarrollase en la Ermita de la Trinidad, "donde fueron fusilados los tres primeros cerreños, ¿se referirán a este hecho ese día?", se preguntó.

El pasado mes de mayo, unos 60 familiares, acompañados por representantes políticos tanto de El Cerro del Andévalo como de Calañas, acudieron al entierro en la localidad de las once personas que fueron fusiladas en la Guerra Civil y que han permanecido 72 años en una fosa común en Calañas. Allí realizó una ofrenda de flores en otro monolito levantado como homenaje a los fusilados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios