La Guardería Rural detecta más de doce asentamientos de inmigrantes

  • Un millar de norteafricanos y subsaharianos malviven en las zonas freseras y en las inmedaciones de los polígonos industriales · Aumenta la vigilancia policial

El Ayuntamiento de Moguer ha celebrado una Junta Local de Seguridad en la que se ha analizado el desarrollo de la actual campaña fresera y, especialmente, la problemática que supone la proliferación de asentamientos ilegales en distintas zonas del municipio, donde se han detectado una docena de campamentos con cientos de chabolas.

El alcalde moguereño, Gustavo Cuéllar, presidió la reunión, que contó con la asistencia del secretario general de la Subdelegación del Gobierno, Manuel Jesús Iglesias; mandos de la Guardia Civil, Policía Local y Protección Civil, el gerente de Freshuelva, Rafael Domínguez, así como concejales de las áreas de Seguridad Ciudadana, Medio Ambiente, Agricultura, Bienestar Social, Urbanismo y Mazagón.

En el transcurso de la sesión se analizó el dispositivo de seguridad que se encuentra operativo en la actual campaña agrícola, que cuenta con un importante refuerzo de la plantilla de la Guardia Civil con destino en Moguer. Además de aumentarse la presencia de efectivos en las zonas de mayor concentración de explotaciones, hasta 12 guardias civiles a caballo recorren el municipio realizando labores de vigilancia y control de indocumentados. Tanto la Guardia Civil como la Policía Local han intensificado su presencia en las zonas del extrarradio de los núcleos de población de Moguer y Mazagón, acordándose que sus efectivos realizarán una especial vigilancia de las explotaciones agrícolas en los últimos días de campaña, en los que habitualmente aumenta el número de delitos contra la propiedad.

Además de la seguridad en el municipio, la junta abordó la situación de los asentamientos ilegales, una cuestión que preocupa especialmente a todos sus integrantes, quienes coincidieron en la necesidad de afrontarla conjuntamente entre todas las localidades, administraciones públicas y sectores económicos afectados, para intentar buscar soluciones a una problemática que se ha convertido en los últimos años en un verdadero problema de salud pública y riesgo medioambiental.

Junto a las principales zonas freseras del término de Moguer, así como en las inmediaciones de los polígonos industriales, se han detectado desde la Guardería Rural Municipal, más de una docena de campamentos ilegales donde malviven más de un millar de inmigrantes, la mayoría norteafricanos y subsaharianos, muchos de ellos en situación ilegal.

Estas centenares de chabolas levantadas en monte público con materiales altamente combustibles como maderas o plásticos, y sin ningún tipo de servicios, suponen un evidente problema de salubridad tanto para sus propios ocupantes (ya se han producido varias muertes de inmigrantes al incendiarse sus chabolas) , como para el resto de la población por la posible proliferación de plagas de insectos o roedores; sin olvidar la especial problemática que se plantea este año con el elevado riesgo de incendios forestales, acentuado por la concentración en el monte de todos esos materiales inflamables.

Según el alcalde de Moguer "nos encontramos ante una problemática tan compleja que requiere de la implicación de todos los municipios afectados, administraciones y organismos públicos, asociaciones empresariales, sindicatos y organizaciones sociales, para intentar abordar una situación que está dando paso a una verdadera consolidación de asentamientos chabolistas que, además de los riesgos ya comentados para la propia salud de sus ocupantes, ofrecen un aspecto tercermundista de nuestro pueblo y de un sector productivo que ha de proyectar al exterior la mejor imagen posible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios