La Defensa niega que hubiera "racismo" y reconoce que fue "ira"

  • La vista oral, que se ha celebrado en el Juzgado nº2, quedó vista para sentencia

Los ocho abogados que ejercen la defensa del alcalde de Cortegana, Antonio Marín (IU), y los otros 12 imputados por los presuntos delitos de desórdenes públicos y de daños con el agravante de "racismo" tras los incidentes contra la comunidad gitana registrados en Cortegana el 16 de enero de 2005 en el transcurso de la protesta organizada por el Ayuntamiento tras la muerte del vecino Mateo Vázquez el 1 de enero, negaron hoy que hubiera habido "provocación al odio racial", pues "sólo hubo ira e indignación".

Durante la tercera y última sesión del juicio que se celebró en el Juzgado de lo Penal número 2 de Huelva desde el pasado lunes y que ayer quedó visto para sentencia tras la declaración de más de 50 personas entre acusados y testigos, los ocho abogados de la Defensa coincidieron en señalar que la manifestación "no estaba dirigida contra una etnia en concreto, sino contra un grupo de personas, acusadas del asesinato de Mateo, que resultaron ser gitanas".

Del mismo modo, los letrados incidieron en que el hecho de que estas personas resultaran ser gitanas "es algo accidental", resaltando en este punto que en el pueblo ya se habían cometido dos asesinatos anteriores al de Mateo "cometidos todos por la misma familia, los Montoya".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios