La COAG pide penas más altas para los ladrones de colmenas

  • Los apicultores quieren que sea considerado delito medioambiental

Los apicultores pertenecientes a la organización agraria COAG-Huelva expresaron ayer su preocupación y malestar ante la oleada de robos de colmenas que se está registrando en la provincia, por lo que pidieron a la Administración que este tipo de hurtos sean considerados como delitos medioambientales, "debido a que la aplicación actual del código penal hace que los autores de estos robos queden impunes o indemnes".

En un comunicado de prensa, COAG-Huelva señaló que, "en el caso de que estos hurtos fuesen declarados delitos medioambientales, sus autores serían objeto de una sanción o pena mayor que la actual", lo que "podría originar la reducción de este tipo de sucesos".

En este sentido, destacó "los múltiples beneficios de su actividad, no sólo para el medioambiente sino para el conjunto de la sociedad onubense", por lo que consideró que "es necesario garantizar su preservación frente a las amenazas que sufre en la actualidad". Éste fue uno de los asuntos que centró la asamblea de apicultores que COAG-Huelva celebró el pasado sábado en Bollullos Par del Condado y a la que asistieron más de 100 personas relacionadas con este colectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios