almonte

Alertan de una indemnización millonaria si se revoca el contrato del columbario

  • La alcaldesa se reúne con la plataforma y se compromete a mantener en suspenso el proyecto

  • El PP defiende la construcción e invita al PSOE a pronunciarse sin ambigüedades

Vecinos de El Rocío protestaron ayer en el Ayuntamiento por el proyecto del columbario. Vecinos de El Rocío protestaron ayer en el Ayuntamiento por el proyecto del columbario.

Vecinos de El Rocío protestaron ayer en el Ayuntamiento por el proyecto del columbario. / C. López

El columbario no se encontraba en la agenda política del Pleno del Ayuntamiento de Almonte que se celebró ayer. Sin embargo, la controvertida infraestructura fue protagonista al punto de que la alcaldesa, Rocío Espinosa, suspendió momentáneamente la sesión ordinaria para reunirse con una decena de vecinos que escenificaron públicamente su oposición a que un edificio mortuorio se emplace en la zona urbana de la aldea de El Rocío, escenario iconográfico de la fe a la Patrona almonteña.

Según narró el portavoz de la plataforma No al columbario, José Ramos Barragán, la alcaldesa se comprometió a mantener "el proyecto en suspenso", utilizando para ello las competencias administrativas a su alcance, en tanto en cuanto no se dilucide la viabilidad o coste económico que conllevaría revocar la concesión administrativa. En cualquier caso, matizó que si esta posibilidad no es viable sólo se podría tumbar el proyecto si en un Pleno todas las fuerzas políticas con representación en Almonte avalan una propuesta en este sentido.

El portavoz vecinal se mostró satisfecho del compromiso arrancado al equipo de gobierno, si bien reclamó que esta declaración de intenciones sea ratificada documentalmente o con hechos consumados. Entre tanto, reiteró su voluntad de no cejar en la campaña de recogida de adhesiones a la causa, a la que ya avalan "más de 4.000 firmas".

Antes del Pleno, el equipo de gobierno socialista rompió su silencio sobre un tema que a lo largo de la semana viene monopolizando las tertulias en la calle. Sus palabras sirvieron para cargar las responsabilidades sobre sus antecesores en el cargo, a quienes acusa de liderar un proyecto que ha encontrado una importante oposición vecinal.

La concejala de la aldea, Macarena Ramos, no quiso dar esperanzas a los vecinos y alertó de que "no existen motivos legales para revocar el contrato", por lo que la indemnización a la empresa Granero SA, que explotará el complejo fúnebre durante el próximo medio siglo, podría "ser millonaria". A este indefinido montante económico habría que sumar la devolución de los dos plazos del canon.

La responsable del núcleo rociero insistió en que el actual equipo de gobierno "no quería" este proyecto, aun cuando el anterior representante socialista avaló con su voto la mesa de contratación donde se adjudicó la concesión administrativa, que recibió también los parabienes del representante de IU.

Entre tanto, los vecinos se congratulan de que la construcción del edificio fúnebre no sea una realidad, gracias a las obras de la variante, que trastocó los planes de la empresa y aplazó el inicio de las obras.

El portavoz y ex alcalde del PP, José Antonio Domínguez, defendió el proyecto y una ubicación que se emplaza en una parcela pública situada en el perímetro más alejado del núcleo urbano. El edil considera que hay que ser receptivos a todas las propuestas ciudadanas, aunque entiende que "la lógica aconseja que las discrepancias sociales y políticas al columbario se hubieran escenificado durante los trámites del proyecto, precisamente cuando se les trasladó la propuesta a las filiales rocieras y grupos políticos". En cualquier caso, el edil conminó a los socialistas a que se pronuncien sin ambigüedades y "concreten si consideran que el proyecto es necesario o no".

Domínguez recordó que el proyecto representa una inversión de 2,5 millones de euros, en cuya labor de construcción "existía el compromiso de la contratación de mano de obra local; así como la urbanización de toda la zona, dotándola de aparcamientos y el pago a las arcas públicas de 50.000 euros anuales, por lo que el interés general es manifiesto". Todo ello sin contar con "el flujo de visitantes" del que se beneficiaría la sociedad almonteña.

Por el contrario, el portavoz de Mesa de Convergencia, José María García, ve que la oposición social está justificada en el hecho de que la iniciativa se ha llevado a cabo "de espaldas a los vecinos y sin medir" las sensibilidades que podría suscitar la construcción de un edificio mortuorio dentro del núcleo urbano. Más allá de esta cuestión, conminó al equipo de gobierno a "dialogar" con la plataforma ciudadana para buscar una solución que satisfaga a todas las partes.

IU y Mesa de Convergencia tenían previsto formular una preguntar en el Pleno sobre el Columbario. Al cierre de esta edición continuaba la sesión plenaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios