La sencillez de seguir aprendiendo a diario

Siempre lo tuvo claro. Quería buscar dentro de ella a diferentes personas y ponerlas en acción. Sobre las tablas de un teatro o en el set de un rodaje. La suerte está con ella, pero sabe que debe luchar y seguir formándose para eternizarse en el arte y en el tiempo.

-¿Cómo aguanta el ritmo de acudir a una serie diaria y trabajar a la vez en otros proyectos?

-Fue una época sin vacaciones (risas). Al ser protagonista de Amar en tiempos revueltos tenía menos funciones de musical, solamente durante los fines de semana y, gracias a eso, podía compaginarlo. Fue duro, pero uno se mantiene con la ilusión de hacer lo que verdaderamente te gusta. Aprendí muchísimo de esa locura.

-El año pasado fue intenso pero inolvidable...

-Es verdad. Me llamaron de mi tierra para darme un premio como jiennense, junto a referentes de la cultura, el deporte… Fue muy satisfactorio que me tuvieran en cuenta. En el acto estaban mis padres y mis dos hermanos. Guardo un recuerdo muy bonito de ese instante.

-Ha hecho teatro, musicales, películas y series de televisión. ¿En que registro se siente más cómoda?

-La interpretación y el canto me gustan por igual. Eso sí, el teatro permite un contacto más directo con el público y no te sabría decir... En una película tienes el guión completo y conoces qué va a sucederle a tu personaje de principio a fin. En cambio, una serie siempre es más emocionante, pendiente de lo que va a pasar próximamente, como en la vida. Trabajar todo ese tipo de emociones y cambios resulta muy interesante.

-¿Cómo se prepara para meterse en la piel de gente tan dispar?

-Uno intenta informarse lo más que puede sobre el carácter del personaje, sus circunstancias… Ayuda mucho cuando te ves maquillada, vestida e interactuando con el resto de actores en escena. He interpretado a una okupahippy y ahora hago de monja, así que intento no quedarme en la forma, sino intentar buscar qué hay dentro de mí de esa persona.

-Forma parte de una generación joven de artistas cualificados para interpretar, cantar y bailar. ¿Qué trabas encontráis?

-Desgraciadamente, a todo el mundo no le llega su oportunidad. Tengo compañeros buenísimos que aún no han podido demostrar cuánto valen. Depende de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. La formación es importantísima, aunque haya gente que piense lo contrarios. Has de tener un encanto especial… Pero la base académica se debería tener en cuenta.

-¿Se siente afortunada?

-Ya me dirás... Doy gracias a la vida todos los días por encontrarme a gente tan buena alrededor, de la que aprendo en calidad profesional y humana. No obstante, debes tener tu cabeza bien amueblada para afrontar tanto los trabajos como los periodos de inactividad. Quizá mañana no esté ahí arriba y, por ello, nunca dejo de formarme.

-¿Echa de menos una vida más casera?

-No encuentro diferencia en mi vida de antes y ahora. Intento ir a casa todas las veces que puedo, conservo a mis amigos del instituto y echo de menos a mi gente cuando estoy fuera. Pero conoces a personas que se transforman en tu familia más cercana en la distancia.

-¿Daría el salto a Hollywood?

-No me parece que sea una meta. Me conformo con que mi carrera sea lo más larga posible, realizar buenos trabajos y que al público le guste lo que hago.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios