Fila siete

El sello de Woody Allen

CineBox Aqualon Puerto Huelva.- Producción: Estados Unidos, 2012.- T.O.: 'To Rome with love'.- Duración: 112 minutos.- Dirección y guión: Woody Allen.- Fotografía: Darius Khondi.- Montaje: Alisa Lepselter.- Diseño de producción: Anne Seibel.- Intérpretes: Woody Allen, Alec Baldwin, Roberto Benigni, Penélope Cruz, Judy Davis, Jesse Eisenberg, Greta Gerwig, Ellen Page, Riccardo Scamarcio, Ornella Mutti, Alessandro Tiberi, Alison Pill

Sigue el periplo europeo de Woody Allen. No en vano es en Europa donde más interesan sus películas. Si antes los escenarios fueron Londres, Barcelona y París, ahora es Roma, ciudad que admira y cuyo marco le sirve, además, como homenaje a un director para él entrañable, Federico Fellini, a quien ya evocaba en sus películas Recuerdos (1980) y Días de radio (1987). Es también un reconocimiento al cine italiano de episodios que nunca se ha perdido. Ello inspira los relatos que transcurren en la ciudad eterna con sus turistas, sus lugares típicos y también ese aire popular, desenfadado y encantador que se siente en sus calles y plazas.

Los protagonistas son italianos, norteamericanos cosmopolitas, unos romanos y otros visitantes que vivirán romances, aventuras, encuentros y sorpresas. Hayley, de turismo en Roma, conoce a Michelangelo que le sirve de guía y del que se enamora. Los padres de la novia son el cascarrabias director de ópera. Jerry y su esposa, la psiquiatra, Phyllis, que llegan para conocer al prometido de su hija Hayley. Anna, una prostituta, entra por error en la habitación de Antonio. Llega la familia de él y la confunden con su esposa. Él no deshace el equívoco. Milly, en busca de una peluquería, irrumpe en el rodaje de una película. Conoce a Luca, un actor, con el que inicia una relación. Jack estudia en Roma y vive feliz con su novia Sally, pero conoce a Mónica y todo cambia. Finalmente Leopoldo, un día se levanta y descubre que es famoso. Será una nueva forma de vida.

Al contrario de cuanto ocurría en su anterior película de tanto éxito Medianoche en París (2011) sobre el pasado de la ciudad en la edad de oro, en ésta todo es actual y el argumento diverso. Historias cotidianas, corrientes y aparentemente banales, que a muchos recordarán las comedias italianas de otros tiempos que cultivaron directores tan estimados como Vittorio de Sica, Mario Monicelli, Ettore Scola, Dino Risi… No faltan por supuesto los fantasmas personales de Woody Allen, omnipresentes en su ya voluminosa filmografía: la infidelidad, el amor, el inconformismo, las citas literarias, los chistes culturales, la fugacidad de la fama, la muerte…

Es un Woody Allen menor pero sin que falten sus peculiares señas de identidad y su tendencia al cine coral de comicidad un tanto liviana y de trazos suaves. con sus disquisiciones filosóficas en la mayoría de los casos intranscendentes. Con una realización que parece un tanto descuidada los relatos resultan entretenidos, salpicados de humor e ingenio sarcástico y optimista, su visión es amena, como en la comedia clásica de enredos, donde se evidencia la habilidad del maestro para manejar la sencilla trama y con valores superiores a los de cualquier muestra del género que vemos frecuentemente. Un cine, el de Allen, que nos libera de esa cinematografía cutre invadida de ruidos y efectos especiales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios