Un nuevo cobro polémico de la SGAE en un homenaje a Curro Malena

  • La entidad se lleva más de 1.200 euros de la recaudación y asegura que no tiene "autoridad para disponer, por iniciativa propia, de los ingresos de sus representados" aunque se trate de un espectáculo benéfico

Comentarios 2

La gestión de derechos de autor por parte de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha vuelto a ser objeto de polémica. Los organizadores del homenaje a Curro Malena, que acogió el Lope de Vega de Sevilla el pasado 27 de febrero y que contó con la participación desinteresada de Manuela Carrasco, Miguel Poveda, Antonio Carrión, David Peña Dorantes y Manuel Martín Martín, descubrieron que, pese al carácter benéfico del acto, la entidad había cobrado la cifra de 1.227,99 euros de la recaudación del espectáculo. La SGAE aclaró ayer que los promotores del montaje no se habían puesto en contacto con ellos para precisar que la propuesta carecía de ánimo de lucro -una circunstancia que posibilita que los autores renuncien a su retribución- y abrió la puerta a una posible solución del conflicto.

Una controversia parecida ya se dio hace un par de años, cuando David Bisbal ofreció en Roquetas de Mar un concierto en beneficio de un niño enfermo con síndrome de Alexander y la SGAE quiso cobrar parte de lo conseguido en taquilla. La repercusión alcanzada por este hecho provocó que la sociedad de gestión hiciera una donación a la causa del pequeño y explicara que "la solidaridad de los creadores hubiera sido posible si, con el tiempo suficiente para gestionarlo, los autores del repertorio interpretado durante el concierto hubieran podido optar por la cesión gratuita de sus legítimos derechos".

Un episodio similar ha vuelto a repetirse ahora. La alarma saltó ayer cuando la Federación Provincial de Entidades Flamencas expresó "la desazón y el disgusto" que sentían los miembros de la junta directiva por lo ocurrido tras el homenaje. Según los integrantes de la asociación, el espectáculo se había concebido "para paliar, en lo posible, los problemas económicos del cantaor Curro Malena, afectado de una dura enfermedad". El trabajo, denunciaban los interesados, "se llevó a cabo sin ningún tipo de ánimo de lucro por parte de la Federación de Peñas y por parte de todos y cada uno de los artistas que participaron desinteresadamente en el homenaje. Todos pusimos nuestro pequeño granito de arena para ayudar a Curro".

"Creíamos que lo habíamos conseguido", aseguraban ayer a primera hora desde la Federación de Peñas, "pero cuál sería nuestra sorpresa cuando dos entidades nos envían sendas facturas de cargo, sin previo aviso, adeudando unas cantidades exageradas y del todo injustificables".

Por un lado, exponían, "José Mateos Rubio, recaudador oficial del ICAS en el Teatro Lope de Vega", retenía 763,04 euros, "más de 1 euro por entrada vendida". Ayer, este periódico intentó ponerse en contacto, sin éxito, con algún responsable del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla para conseguir una declaración al respecto.

Aparte de la retención del ICAS, la taquilla se veía mermada en la cantidad de 1.227,99 euros que tomaba la SGAE. "Tratándose de un homenaje benéfico para ayudar a un artista en apuros no entendemos lo primero y consideramos un despropósito que la SGAE siga lucrándose impunemente, reteniendo el porcentaje correspondiente de la recaudación, con métodos y formas de la mafia más despiadada pues, al parecer, no apareció ningún miembro de la misma para comprobar lo que allí se interpretaba", aseguraban desde la Federación, un colectivo que admitía ayer su "rabia" porque no se conseguía el propósito inicial del tributo, "que el maestro Curro Malena recibiera la totalidad del dinero recaudado en su homenaje".

"No nos parece justo que le quiten ese dinero a un hombre que está inválido y que no puede trabajar", afirmaba a este diario José María Segovia, presidente de la Federación Privincial de Entidades Flamencas, "mientras la SGAE, con tantísimos millones, tiene todos los años superávit".

Pero apenas en unas horas el panorama cambiaba. Después de que este diariose pusiera en contacto con el personal de la SGAE, la entidad comunicaba en una nota que no tiene "autoridad para disponer, por iniciativa propia, de los ingresos de sus representados, ni incluso siendo para un fin benéfico o solidario". En su opinión "era necesario que la Federación hubiera contactado a priori" con ellos "para poder transmitir a los socios la solicitud de cesión de sus obras", aunque se comprometían a que "una vez recibida la documentación (...) se procederá a aportar a esta causa humanitaria los derechos de autor obtenidos de ese concierto homenaje".

Eduardo J. Pastor, asesor jurídico de la Federación y director de Sevilla flamenca, comentaban que "la junta directiva de la Federación, y los aficionados flamencos en general" acogían "esta rectificación" de la SGAE con "alegría y satisfacción".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios