"La poesía no es un bálsamo para mí, prefiero el bálsamo Adams"

  • El autor, que ya está en España para recibir mañana el Premio Cervantes, avanza que su discurso tratará sobre "lo que le sugiere la obra" del padre del 'Quijote'

En vísperas de recibir el premio Cervantes 2007, Juan Gelman compareció ayer ante los periodistas acompañado por su familia, incluidos sus cuatro nietos, y demostró que a pesar del exilio y el sufrimiento que le ocasionó la dictadura argentina no ha escrito nunca "en legítima defensa, sólo en defensa de la poesía".

Sin querer adelantar el tema sobre el que girará su discurso de agradecimiento del premio Cervantes, mañana en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, Gelman (Buenos Aires, 1930), sólo dijo que hablará sobre "lo que sugiere la obra de Cervantes".

Admirador del autor del Quijote, Gelman dijo que se sentía "conmovido" por el premio. "El más preciado en esta lengua, que simboliza montones de cosas". Tanto es así que Gelman, enemigo del boato y la oficialidad, está dispuesto a someterse a todos los actos que conlleva la entrega de este galardón. "Es así y hay que admitirlo, en todas partes es igual", dijo.

Parco en palabras para hablar de política -"no sé por qué a los poetas les preguntan por la política y no a los políticos por la poseía", dijo con humor y con ese acento porteño que envuelve su voz pausada-, Gelman señaló que espera que en Argentina se resuelvan los problemas con los terratenientes que están causando la quema de rastrojos que inundan de humo Buenos Aires y otros lugares. "La situación económica es muy pesada por la situación creada por Menem y De la Rúa, algo terrible en un país que un día estuvo entre las primeras potencias del mundo", recalcó.

El autor de Mundar, que el próximo viernes depositará "un pergamino muy antiguo" como legado en la Caja de las Letras, en la sede central del Instituto Cervantes, quiso dejar claro que no milita en ninguna causa. "No milito en ninguna formación política. Sólo milito en las causas que defienden todo el mundo, como la paz en el mundo, o cosas así".

Con buen humor, Gelman explicó que toda su familia estaba con él en Madrid, y que por primera vez había reunido a sus cuatro nietos, "dispersos por el mundo", entre ellos su nieta Macarena, la hija de su hijo Marcelo, asesinado por los militares argentinos, y de su nuera, Claudia García, que "desapareció" cuando estaba embarazada de siete meses.

El sufrimiento y el dolor que ha vertebrado la vida de Juan Gelman no ha derivado en una poesía testimonial, realista y de denuncia, sino todo lo contrario: "La poesía nunca ha sido ningún bálsamo para mí, prefiero el bálsamo Adams", matizó irónicamente. "La poesía es pura creación. Yo no creo en el compromiso de la poesía, prefiero estar casado con ella, eso es mi vida", comentó el autor de La abierta oscuridad y de País que fue será, para quien definir lo que es la poesía es "imposible, sólo por aproximación -afirmó- podría decir que es como un árbol sin hojas que da sombra".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios