"Hay pocas cosas que puedan hundirme"

Desde Asturias se han elevado alguna de las voces más valientes del panorama nacional y Cristina, que se crió allí, no podía ser menos. Cuando era muy pequeña vivió el maltrato muy de cerca y aquellos días amargos la convirtieron en una luchadora incansable.

-¿Qué le movió a crear la Plataforma de Mujeres Artistas contra la Violencia de Género?

-Cuando Ana Orantes murió, tuve la sensación de que nada había cambiado desde que mi madre sufrió la misma situación. Veinte años antes yo había sido una niña escondida y nunca he perdido el contacto con las casa de acogida, así que llamé a varios colectivos de apoyo y pregunté que podíamos hacer para que esto parase.

-Recuerdo que algunos medios les vapulearon por su viaje a Bagdad, en protesta por la guerra de Iraq. Si pudiera volver atrás, ¿lo repetiría?

-Sí, claro que sí. Fuimos a Bagdad para manifestar nuestro apoyo al pueblo iraquí, para ver las caras de las personas que la comunidad internacional había condenado a muerte en una guerra sin justificación. Sabíamos que aquello iba a hacer daño políticamente y algunas de mis compañeras fueron despedidas. Hay pocas cosas que puedan hundirme pero fue auténtica una caza de brujas. No me levanté hasta que llegué a Sevilla para dar mi primer concierto después de aquel viaje y vi por todas partes pancartas con un rotundo "No a la guerra". Eso me demostró que no estábamos solas.

-Ahora regresa a la capital hispalense con Tiempos Rotos, el mismo espectáculo que llevó a Córdoba para manifestarse en contra del feminicidio de Ciudad Juaréz. ¿Le molesta que la violencia de género se haya convertido en un arma de campaña para los políticos?

-Por suerte, no todos son iguales. Nosotras hicimos nuestro primer viaje a Palestina gracias al apoyo de Miguel Ángel Moratinos. Gracias al compromiso de algunos políticos somos el único país con una Ley Integral contra la Violencia de Género

-¿Qué opina de quiénes utilizan los programas del corazón para denunciar que han sido agredidas por sus parejas?

-No hay que caer en la trampa de juzgarlas. La visibilización es algo positivo y seguramente la mayoría de esas denuncias son ciertas. Si no lo son, se desacreditan a sí mismas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios