El huerto urbano de la Fuente Vieja

  • La iniciativa, que se puso en marcha en 2011, surgió en uno de los grupos de trabajo del 15M

La tierra da sus frutos al amparo de la Fuente Vieja. Sus aguas riegan diariamente las plantas (frutales y hortalizas) de temporada que se van plantando en el huerto urbano, que se puso en marcha en el verano de 2011. La iniciativa surgió en el grupo de trabajo Economía y Democracia durante la acampada del movimiento ciudadano 15M. El objetivo era crear espacios de encuentro en los que se impulsaran valores como la solidaridad, la responsabilidad y la cooperación, en los que se fomentara además la educación ambiental.

Se pretendía con este proyecto revitalizar los barrios e implicar a los vecinos. Primero se probó en las laderas del cabezo Conquero, detrás del colegio Manuel Siurot, pero había problemas de agua para regar la zona cultivada, por lo que el huerto se desplazó a la altura de la calle Menéndez Pelayo a unos metros de la Fuente Vieja.

Durante la primera etapa había un gran dinamismo. Se trabajaba en equipo y se acudía casi a diario al huerto. Al grupo encargado de la comisión Economía y Democracia se unieron voluntarios que se volcaron con la iniciativa, pero conforme fue pasando el tiempo el número de hortelanos fue disminuyendo y actualmente el alma del huerto, el que lo mantiene activo, es Manuel Laguna, un vecino de las Colonias, que cuenta con el apoyo incondicional de uno de los promotores, que le ayuda a trabajar la tierra. Aparte, hay vecinos que están colaborando esporádicamente con nuevas plantaciones.

A Laguna, que ya está jubilado, nunca le llamó la atención la agricultura y, sin embargo, ahora este huerto forma parte de su vida. Acude todas las mañanas, quita las malas hierbas, planta y riega. Está inmerso en las plantaciones de la temporada de otoño-invierno. Ha plantado lombarda, coles, coliflor, lechuga, guisantes, habas y cebollinos, un cultivo que se completa con tomates. "Todo se da bien, agua es lo que sobra".

Todo lo que se ha plantado hasta el momento ha germinado. Han obtenido zanahorias, patatas, calabacines, pepinos, melones, fresas, alcachofas, cebollas, ajos, rábanos, acelgas, berzas, berenjenas y pimientos. Conformen recogen la cosecha van probando con nuevas plantas. Es una producción 100% ecológica. Para abonar la tierra utilizan estiércol de caballo.

Laguna apunta que el huerto urbano se ha convertido en su hobby. "Se distrae uno bastante", a lo que añade que "se va uno animando cuando ve crecer las plantas". Lo ha organizado distribuyendo los espacios según los cultivos. Para el riego han confeccionado una especie de canalizaciones.

Los frutos de las distintas cosechas se reparten entre los vecinos aunque también los hay que no esperan y los cogen directamente de la planta.

El huerto urbano se ha convertido en un atractivo más del entorno de la Fuente Vieja, una construcción de ladrillo por la que se accede a la galería subterránea del antiguo acueducto romano. El Ayuntamiento de Huelva va a acometer una intervención arqueológica puntual, consistente en el acondicionamiento de la zona mediante desbroce y retirada de escombros -ya se han realizado trabajos de limpieza-; colocación de cerramiento en la entrada de la infraestructura hidráulica y creación de zona de estancia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios