"Me gusta huir de los estereotipos y aprender escuchando a otros artistas"

  • La intérprete malagueña se rodea de autores como Pedro Guerra, Manuel Carrasco, Antonio Romera y Jesús Bienvenido en su nuevo álbum, titulado 'Sin compasión'

Hacía cinco años que Pasión Vega no grababa canciones inéditas, algo que ofrece ahora en Sin compasión, su nuevo álbum, que presentará el 28 de enero en el Teatro de la Maestranza. Pasión está radiante. Se nota que los nuevos temas la motivan y que, en general, su carrera sigue aportándole satisfacciones. Así, tras el periplo que supuso "cruzar el charco" -y triunfar en países como Argentina-, la malagueña se lanza a una nueva aventura rodeada de autores suyos "de cabecera" como Jesús Bienvenido o Antonio Romera. Aparte, nombres como los de Manuel Carrasco o Pedro Guerra, dibujan esta nueva etapa musical de "la voz de seda", apodo con el que la bautizó Antonio Banderas.

-¿Es verdad que las melodías inéditas dan más respeto a la hora de ofrecerlas al público? ¿Versionar es una garantía de éxito?

-No siempre. En Gracias a la vida, mi álbum anterior, tenía muchas ganas de apoyar mi gira en directo mezclando sonidos de Andalucía e Hispanoamérica. Luego se editó Pasión en Buenos Aires… Es un reto como cualquier otro. Ahora quería comunicar los mensajes que me apetecía decir.

-Y que son... ¿cuáles?

-Muchos. Poesías que me inspiran recuerdos, amistad, rencor, celos, amor… En definitiva, ganas de vivir.

-¿No se decide a crear algún tema propio?

-No ha surgido. Cuando se me ocurre algo, siempre encuentro alguien que ha sabido captar eso con su talento. No me gusta invadir el lugar de otros.

-¿Cuál es el género que mejor define a Pasión Vega? ¿Copla? ¿Balada? ¿Tango?

-¿No podría ser un popurrí? (risas). Tengo tendencia a la apertura aunque mis raíces estén en la música andaluza, la copla, el flamenco. Sin embargo, también me gusta huir de los estereotipos. El mestizaje, la contaminación… El lenguaje universal.

-Defina brevemente 'Sin compasión'.

-Es un trabajo para todo tipo de públicos. Sencillo pero con mucho contenido. Muy esencial. -¿Qué siente cuando se escucha?

-Parece que canta otra persona. Intento no hacerlo demasiado porque soy muy crítica conmigo misma.

-¿Y si se ve?

-Peor (risas). Me "soporto" más escuchándome que viéndome. Sabes que eres tú pero te preguntas… ¿ésa soy yo? También tengo que reconocer que, a veces, me sorprendo en positivo.

-A propósito, ¿cómo definiría su timbre?

-¿La verdad? No lo sé. Estoy más acostumbrada a que, en todo caso, sean otros los que hablen de ella. Me gustó cuando Antonio Banderas me dijo lo de la "voz de seda". Eso sí, intento que sea elegante, sutil, sin estridencias…

-Sus palabras dejan entrever una mujer que no pisa en falso, ¿no?

-Es que no creo demasiado en la improvisación sino en la constancia y el esfuerzo. Todo cuenta. La imagen, por ejemplo, también. -¿Es Pasión Vega una diva?

-Para nada. No me veo para nada así. Soy una mujer normal que trabaja, que lucha, se ríe… Con sus días buenos y malos y que, cuando pisa un escenario, gracias a la gente, se siente especial.

-Concha Piquer, a quien se le comparó al principio de su carrera, afirmaba que nadie le "había pisado el poncho" nunca. ¿Opina igual de usted misma?

-No se trata de una competición. Eso era, con todo el respeto, mucho de las folklóricas aunque, a la vez, eran grandes amigas. Ahora existe un público más amplio y aprendes escuchando a otras artistas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios