Las peñas flamencas rinden homenaje a Juan José Oña

  • En reconocimiento a su labor como delegado de Cultura en Huelva

En la noche del pasado viernes 20 de enero, día del Patrón de la Ciudad, tuvo lugar en la Peña Flamenca Femenina el homenaje que la Federación Onubense de Peñas Flamencas hizo al anterior delegado de Cultura en Huelva, Juan José Oña Hervalejo.

Muchas caras conocidas se dieron cita para este evento en la mencionada entidad flamenca, como las autoridades de la cultura onubense Guadalupe Ruiz, delegada provincial de Bienestar social; Juan Serrato, diputado provincial; Francisco Camacho, de relaciones institucionales del citado ente provincial, así como compañeros de la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, amigos personales del homenajeado, entre los cuales pudimos ver al pintor Juan Manuel Seisdedos, por supuesto la Junta Directiva de la Federación, organizadora del acto, de la peña anfitriona, P. F. Femenina, directivos de peñas flamencas, como Manuel Correa, presidente de la Fundación Amparo Correa, Manuel López Cerezo, presidente de la de Mazagón y aficionados onubenses al flamenco, como Jaime Engelmo, Antonio Miñaca, Santiago Domingo, Rufino Domínguez, Leticia Mateos o Ricardo Acevedo, entre otros, más los artistas que con su arte quisieron acompañar a Juan José.

Presentó el acto el presidente de la Peña Flamenca de Aracena y directivo de la Federación, Luis González Martín, dando a continuación paso al escenario al presidente de la Federación, Manuel López Martín, quien agradeció a la presidenta de la Peña Femenina la cesión de su sede para la celebración de este emotivo reconocimiento. A continuación, dirigiéndose ya al homenajeado, con sus palabras de elogios supo expresar el sentir de agradecimiento general de todo el mundo flamenco de Huelva hacia Juan José Oña por su talante y predisposición siempre en favor de la cultura en general y del Flamenco en particular a lo largo de su dilatada trayectoria profesional en las distintas Instituciones Públicas en las que ocupó cargos, siempre en el área de cultura, (Ayuntamiento, Diputación y Delegación provincial de Cultura).

Una vez terminada sus palabras de reconocimiento se hizo entrega al homenajeado de una placa conmemorativa; acto seguido subió Carmen Wall, presidenta de la Peña Femenina quien con el mismo motivo le hizo entrega de una carabela de plata, no sin antes reconocerle la buena predisposición que siempre tuvo Juan José para con su entidad flamenca y el flamenco en general. Y le tocó el turno al homenajeado quien muestra su agradecimiento por las palabras de elogios vertidas hacia su persona y manifestando haber cumplido con su deber, ya que era su obligación, aunque en él coincidió con su vocación de siempre hacia la cultura y hacia el servicio a los demás. Con un fuerte aplauso se despide el acto protocolario.

Tras un receso de 15 minutos, Luis González en el escenario presenta la guitarra que presidirá la sede de la Federación, que al ser el día del Patrón quedó bautizada por todos con el nombre de Sebastiana, que salió del taller de Antonio Dovao. Esta anécdota del nombre de la sonanta fue la nota humorística y simpática de la noche. Siguiendo con las presentaciones, cita a los artistas que se habían sumado a este homenaje y reconocimiento hacia la persona de Juan José Oña, que fueron Alfonso Carlos García Corbi, Manuela Laíno, Rafael Becerra El Tato y Carmen Benjumea al cante, y como guitarristas estaban Manolo Rodríguez y Gaspar de Holanda, un cartel de lujo para tan especial acontecimiento.

Y vino el flamenco, primero Alfonso García Corbi que, entregándose como ya nos tiene acostumbrados, hizo tangos, bulerías y tres fandangos de Huelva.

La cantaora almonteña Manuela Laíno, con deliciosa voz aterciopelada y exquisita técnica nos deleitó con sentimentales granaínas y peteneras, después en fandangos personales, el del Sevillano, uno suyo personal y otros tres por Huelva.

Rafael Becerra El Tato, sobrio y flamenco por derecho como siempre, hizo las soleares, las seguiriyas y toronjero que es como el más, con puro y genuino sabor al Alosno, hizo cuatro fandangos por Paco Toronjo, que parecía que tenía a Paco metió en el bolsillo.

Cinco minutitos de descanso para rellenar mesas de viandas y bebidas y Luis nos puso en el escenario a la joven cantaora, aunque cordobesa de nacimiento criada en Huelva, Carmen Benjumea quien con poderosas facultades, clara y redonda voz, después de la dulce y evocativa milonga y las ricas y rítmicas cantiñas hizo el fandango de Juan Mª Blanco y el de Rebollo.

Manolo Rodríguez, extraordinario guitarrista y profesor de guitarra acompañó a Alfonso Corbi y Manuela Laíno. Por su parte Gaspar de Holanda, como holandés que es, hay que reconocerle que toque la guitarra con el más puro sabor flamenco, un lujo que tenemos en Huelva, acompañó a Rafael El Tato y a Carmen Benujumea.

Para terminar, Luis, el presentador, desde el atril instalado en el escenario, con solemnidad y emotivas palabras hacia el homenajeado Juan José Oña, en sentida disertación fue explicando cómo el flamenco, gracias a la ayuda de personas como ésta, que desde sus cargos públicos, predispuestas y receptoras a cuantas inquietudes y proyectos planteados por el flamenco, éste ha llegado desde las capas más bajas de la sociedad del siglo XVIII al mayor reconocimiento mundial: "Patrimonio cultural inmaterial de la humanidad" por la Unesco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios