Al fin, el anticristo

Al más puro estilo Moore, llega finalmente a término el tercer volumen de La liga de los hombres extraordinarios con Century: 2009. Hay aquí mil y una versiones, variaciones y diversiones en torno a la cultura popular, desde El ala oeste de la Casa Blanca hasta Mary Poppins, pasando por Harry Potter, James Bond o Emma Peel. Sin el pelaje de toda esta parafernalia la historia es bastante simple: Orlando, Mina y lo que queda del pobre Allan Quatermain se reúnen y enfrentan al Anticristo en Londres… y poco más. El primer tercio del tebeo gira en torno al reencuentro entre Orlando y Mina, el segundo tercio es la búsqueda del Anticristo y el último tercio narra el enfrentamiento y sus consecuencias. Quizá hubo un día en que a Moore le preocupó de veras la estructura de sus historias, pero últimamente parece más abonado que nunca a la linealidad argumental. Toda la carne la echa al asador de la densidad referencial, y aun ni eso: el inglés tiene ya tanto vicio en lo que hace que no digo yo que no se esfuerce, pero sí que la cosa le sale con un desparpajo insultante.

Moore, o al menos este Moore, se lo pasa en grande escribiendo notas a pie de sus personajes favoritos, ya sea Dios, los francmasones o los protagonistas de la literatura pornográfica de la era victoriana, y continúa con su particular puesta en escena de la lucha de géneros y el divertido galimatías sexual del mundo contemporáneo. Supongo que, desde algún punto de vista, libros como este no son sino actos de magia que pretenden romper el nudo gordiano del siglo XXI, insertándose como cuñas en las contradicciones de nuestra cultura. Para mí son un puro y sencillo despiporre. Encuentro una distancia insalvable entre el trabajo de Moore y el de sus antecedentes, y me suelen gustar más estos últimos; sin embargo, concedo al escritor su título de adelantado cronista de estos tiempos de confusión -en el sentido de revoltijo- y me parece que tiene más gracia cuanto menos en serio se toma a sí mismo.

En fin, por el momento se acabó lo que se daba, ya veremos qué depara el futuro a estos hombres extraordinarios.

Alan Moore, Kevin O'Neill, Planeta DeAgostini. 80 páginas. 4,95 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios