Para felicidad y consuelo

  • Instituciones y colectivos de distintos ámbitos entregan 17 premios paralelos por la mañana

  • 'Maracaibo' consigue la preciada Llave de la Libertad concedida por los internos de la prisión

Las ganas de participar de la fiesta del Iberoamericano en Huelva ha disparado este año los premios paralelos, no incluidos en el palmarés oficial, que repartieron hasta 17 distinciones entre las películas que han participado en esta edición del certamen onubense.

La alta concurrencia de público en la Sala A de la Casa Colón llegó a ser un problema para asistir en directo a la lectura del palmarés oficial que sucedió a esta gala menor. Casi una veintena de premios de distinto orden social y cultural que para unos fue objeto de felicidad y para otros, el consuelo de no irse de vacío tras su paso esta semana por la capital onubense.

Muy afortunados se sintieron el director y actor protagonista de la coproducción argentino-venezolana Maracaibo, que se llevaron el que algunos consideran el premio gordo de los paralelos: la Llave de la Libertad, que conceden los internos del centro penitenciario de Huelva tras ver todos los largometrajes a concurso. A Miguel Ángel Rocca no se le borró la sonrisa desde que lo recogió, vitoreado por los presentes por su fortuna.

También tienen solera los galardones que entrega la Asociación de la Prensa de Huelva, el Manuel Barba al mejor guión, aquí para Sueño en otro idioma (México, Holanda), de Ernesto Contreras; y Radio Exterior de España, a la película que mejor refleja la realidad iberoamericana, en este caso, la chilena Los Perros, de Marcela Said.

Pero en esta ocasión se estrenaba la Fundación Atlantic Copper con un premio muy importante para el cine local. Su galardón de la sección Cortometrajes Onubenses, decidido por votación directa de los espectadores, fue a parar al debutante Jesús de Fariña, con 2x1=1. Aunque en la misma sección, los hermanos palmerinos Lagares, que competían con Whatsapps, se llevaron el de la Sociedad Cultural Casino de Rociana.

La triunfadora de esta edición, La novia del desierto, se adjudicó el premio a la mejor coproducción cinematográfica, concedido por la Secretaría General Iberoamericana. Y el corto argentino La prima sueca, también presente en el palmarés oficial, se llevó el nuevo premio Camilo a la Libertad, para las películas con temática LGTBI.

El otro cortometraje triunfador en la gala de la noche, Madres de luna, también salió victorioso en el palmarés no oficial con el Premio UNIA Espejo iberoamericano, el mejor corto del IES Pablo Neruda.

La Casa de Iberoamérica también se estrenó con premio en el Festival, en este caso coincidente con la Carabela de Plata del público, para Luna grande, un tango por García Lorca, mientras que Sueño en otro idioma se llevó el Premio Cima para su diseñadora de producción, y el del IES Pablo Neruda. El Wofest también lo entregó a Laura Mora por Matar a Jesús.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios