Fila Siete

El éxito del gigante

Se esperaba y así ha ocurrido. Con todo el lastre de días anteriores en la recta final del Campeonato de Europa de selecciones nacionales cuyas retransmisiones televisivas han afectado sensible y fatalmente a las taquillas de las salas cinematográficas del país, como ayer comentábamos aquí, por fin el gigante verde, la Masa inolvidable de la televisión de los últimos años setenta y primeros ochenta, El increíble Hulk, ha conseguido levantar el vuelo y situarse el último fin de semana a la cabeza de los títulos más taquilleros del momento.

Ha superado producciones tan ambiciosas, comercialmente hablando, como Sexo en Nueva York, cuyo paso por las salas españolas no ha sido tan favorable como pretendían, esperaban y confiaban sus artífices; El incidente, que tampoco ha logrado las expectativas que al principio se aventuraban e Indiana Jones y el Reino de la Calavera, que se ha desinflado demasiado pronto y se ha visto superado por los citados títulos de los que, en principio, no se esperaba pudieran hacerle sombra.

Sobre todos ellos se eleva el éxito del gigante, el coloso colérico y agresivo, que ha hecho olvidar la versión que hace cinco años dirigiera el prestigioso Ang Lee, en su empeño filosófico sobre el famoso y letal superhéroe de la Marvel. En sentido muy diferente nos llega esta concepción mucho más espectacular dirigida por el realizador francés Louis Leterrier. Éste ha apostado por la acción y ha eludido frontalmente todo ejercicio experimental, consciente de que al espectador actual y particularmente al que goza con estas historias, no le atrae ningún tipo de problemas mentales ni planteamientos que le hagan pensar, prefiriendo perderse en esa dinámica narrativa donde la violencia lo domina todo.

Hay que reconocer que el director Louis Leterrier, le recordarán de "Transporter 3" (2005), lo primero que ha hecho es rodearse de un buen reparto, cuya selección de actores proporciona a la película un singular relieve. De tal forma que pasan desapercibidas sus desavenencias posteriores con Edward Norton, que encarna a Hulk, porque el resultado de su trabajo, cuando actúa como ser normal, potencia la fuerza de la película y obedece al gran talento que siempre hemos reconocido en este intérprete. Y lo mismo podríamos decir de Liv Tyler, William Hurt y Tim Roth, cuya calidad está más que demostrada.

Pero lo que prevalece sobre todo para gozo de cuantos disfrutan de estas películas, es el haber cargado las tintas en el capítulo espectacular, para narrar en imágenes la historia de un superhéroe nacido para el "cómic" y que nunca pierde ese carácter gráfico creado para entretener fundamentalmente. Por supuesto que lo más llamativo son esas secuencias en las que, como resultado de un experimento fallido, un hombre convertido en Masa, despliega una fuerza descomunal y demoledora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios