Un nuevo libro condensa la visión de la naturaleza de Juan Ramón

  • Alfonso Alegre Heitzmann y José Ramón Guzmán Álvarez se han encargado de la selección realizada en 'De mi ser natural' con ilustración de Sabine Finkenauer

Sí, ayer en Moguer hacía un día hermoso para presentar De mi ser natural, y es que siempre es bueno encontrarse con la poesía de Juan Ramón Jiménez en las manos y más cuando es una "poesía escojida para jóvenes lectores". Tiempo joven como el que vivió el moguereño en la que hoy es su casa museo y donde, como dice la placa sobre la pared encalada, aquí están "todos sus sueños de infancia y adolescencia aquí se encuentra a su agrado su recuerdo". Seguro que en muchos de estos poemas seleccionados volverán a salir a borbotones la frescura juvenil del poeta que se dirigirá ahora a la gente joven a través de este libro.

Pero, además, ayer su casa tenía ambiente de fiesta con este motivo, con música de gorriones en esta mañana de estío adelantado. El patio, bajo la sombra del toldo y el verdor de las enredaderas, rebosaba frescura y todo el sabor juanramoniano que ponía toque, sólo un toque de las horarias la torre, la iglesia de Nuestra Señora de la Granada, la que desde lejos es como la Giralda en pequeño.

Le tocó aquí de maestro de ceremonias, en este convite de presentación, al director de la casa museo, Antonio Ramírez Almanza, que como buen juanramoniano se gozaba -y se le notaba- de esta nueva publicación. Habló de lo difícil que le ha tenido que resultar a Alfonso Alegre Heitzmann y José Ramón Guzmán Álvarez esta selección y utilizaba uno de los aforismos cuando Juan Ramón decía "yo soy natural de la naturaleza", y como "la madre naturaleza he aprendido a cambiar como ella". Destacando las muchas miradas del poeta por el espacio natural, "nadie -recordó- ha escrito sobre la rosa como Juan Ramón". Habló del compromiso real con la naturaleza y habló de Platero, de cuando Juan Ramón relata aquella tarde en la que subió a la azotea de su casa y vio un incendio en Lucena.

Pero habría también que recuperar ahora cuando habla del río: "Mira, Platero, cómo han puesto el río entre las minas, el mal corazón y el padrastreo...".

La consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, fue la que presentó esta edición, destacando "este repertorio de escenas naturales en el que Juan Ramón Jiménez se nos presenta como un gran conocedor de la naturaleza". Castillo espera que esta selección "sirva como estímulo para apreciar aún más la naturaleza y para hacernos reflexionar sobre nuestra responsabilidad hacia ella".

Alfonso Alegre y José Ramón Guzmán, destacan que De mi ser natural "es una selección de la poesía de Juan Ramón pensada para lectores jóvenes y centrada de un modo especial en la presencia de la naturaleza en la obra del poeta". Aseguran que en todo momento han procurado seguir el consejo del propio Juan Ramón y dicen que "hay tanto que descubrir en su obra que, si sabemos buscar en ella, encontraremos respuesta a muchas de las preguntas que nos hagamos". Aún cuando estos poemas no están escritos con pretensión de ser un naturalista, sin embargo, "al acercarnos a su obra con mirada de observador de la vida natural y de los paisajes descubrimos que en esta vertiente Jiménez acertó como ningún otro en lengua española". Una naturaleza que sintió de muy niño y por eso hace sentirnos próximos a ella, "porque consiguió traducir en ritmo, palabra e imagen, como muy pocos poetas, los sentimientos más íntimos".

El libro cuenta con una cuidada selección de dibujos realizados por Sabine Finkenauer, autora también de la portada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios