Nuria fergó

"Para mí el cante es un don que Dios me ha regalado"

  • Hace siete años que esta malagueña se convirtió en 'triunfita' y con ello, se le abrieron las puertas del mercado musical. La fórmula de su éxito combina naturalidad y trabajo duro, apúntensela.

Hay famosos de maxigafas y pelo engominado. Hay artistas que entonan el "dientes, dientes" como discurso oficial antes de someterse a la nube de flashes. Y hay otros, como Nuria, que no perderán nunca esa esencia de niña dulce y traviesa que la mayoría dejamos atrás, junto con nuestros mejores recuerdos. Al verla, los menos avispados pensaran que este mundillo le queda grande, pero ella toma dimensiones titánicas sobre un escenario. En esta entrevista se muestra tal y como es: "Más malagueña que un plato de boquerones".

-Su cuarto disco se titula Añoranzas, así que díganos, ¿qué añora usted?

-Probablemente, el anonimato. Pero eso no quiere decir que me arrepienta de haber escogido esta vida. Es lo que me gusta y merece todos los sacrificios.

-Tu carrera musical siempre estará marcada por haber pertenecido a la primera generación 'OT'. ¿No le chocó salir a la calle y descubrir que de la noche a la mañana era un personaje público?

-¡Y tanto! Fue una sensación muy extraña, porque de pronto parecía que todo el mundo me conocía, aunque yo no supiera quienes eran. Al principio era una locura, pero yo me metí en aquello y el objetivo era vender discos. Así que tuve que acostumbrarme. Es bonito ver lo que me quiere la gente, pero a veces, me desborda.

-¿Sigue en contacto con sus compañeros?

-Con muy poquitos. Cuando me hacen esa pregunta siempre contesto que Operación Triunfo es como el periodo universitario o un campamento de verano. Cuando se acaba, todo el mundo te da su dirección y promete llamarte, pero con el tiempo cada uno hace su vida y llega un momento que sólo te encuentras con ellos en alguna gala, de cuando en cuando. A pesar de eso, me guardo algunos amigos de aquella experiencia.

-¿Ha cambiado mucho desde que concluyó su paso por el programa?

-Artísticamente, creo que he madurado. El cante es un don que Dios me ha dado, y hasta que entré en la academia, ni siquiera había recibido clases de técnica vocal. Ahora estoy mucho más preparada. A nivel personal, sin embargo, sigo siendo la misma: una persona normal, con los mismos amigos que tenía cuando salí de Nerja.

-¿Cómo hubiese afrontado las críticas de Risto Mejide si hubiese formado parte de su jurado?

-No sé como actuaría, porque cuando me dan donde me duele, respondo. De todas maneras, he tenido la ocasión de conocer a Risto y no se parece en nada a su personaje televisivo.

-Además de editar cuatro trabajos, le ha dado tiempo de actuar en La playa roja y en la serie Amar en tiempos revueltos. ¿Se ha planteado dedicarse al cine por entero ?

-Espero que no tenga que hacerlo, pero si me viese en la encrucijada, me decantaría por la música, que ha sido mi sueño desde pequeñita. De momento, voy aprovechando los proyectos que me van saliendo y, mientras haya gente que vea cualidades en mí, lo seguiré compaginando.

-Su personaje en la serie sería capaz de cualquier cosa con tal de triunfar, ¿usted también?

-No, y además creo que no hace ninguna falta. Yo soy de las que creen en el destino, y si está escrito que tengo que llegar alto, lo haré, aunque sea con el doble de trabajo que otros.

-En el Club de Flo vimos su lado más cómico. ¿Qué aprendió en este programa?

-Pues si te digo la verdad, aquello me sirvió para darme cuenta de que puedo ser muy payasa, pero el de monologuista es un trabajo muy serio y no es lo mio precisamente. (Risas)

-¿La veremos pasar por el altar en breve?

-Soy muy feliz con mi pareja y tenemos planes de boda, pero no hay una fecha.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios