El amor gay, de nuevo en la cartelera

  • Jim Carrey protagoniza 'Phillip Morris, ¡Te quiero!', una comedia romántica dirigida por Glenn Ficarra y John Requa que ha encontrado el veto de las distribuidoras de Estados Unidos

Comentarios 3

Si Philadelphia, Mi nombre es Harvey Milk o Brokeback Mountain -por citar algunos de los títulos con más tirón en la taquilla- acercaban el tema de la homosexualidad desde el drama, Phillip Morris, ¡Te quiero!, lo hace desde la comedia. No podía ser de otro modo si su protagonista es Jim Carrey, el hombre de las mil muecas con títulos a sus espaldas que no dejan lugar a dudas: lo que le va es hacer reír (Dos tontos muy tontos, ¡Como Dios!) aunque por el camino sea capaz de interpretar con solvencia otro tipo de historias como El show de Truman, ¡Olvídate de mi! o esta comedia, que se erige, con permiso de Stallone y sus chicos mercenarios, en lo más destacado de la cartelera de la semana.

Dirigida por Glenn Ficarra y John Requa (guionistas de Como perros y gatos), Phillip Morris es una desternillante comedia basada en la novela del reportero de investigación Steve McVicker, una historia basada en hechos reales -con todos los matices que puede implicar esta expresión-, sobre la historia de un hombre incapaz de vivir separado de su alma gemela.

Y como toda historia gay de Hollywood que se precie, la mojigatería de las distribuidoras estadounidenses -que han vetado la película a pesar de las buenas críticas obtenidas en festivales como Sundance o Cannes- ha hecho más por su difusión que cualquier campaña publicitaria, pues la cinta ya se ha estrenado en Taiwan, Italia, México o Reino Unido. ¿La razón para el veto yanqui? El contenido explícito de algunas de las secuencias que Carrey comparte con otro peso pesado del star system, Ewan McGregor. Secuencias tan subidas de tono, argumentan desde la industria hollywoodiense, que es necesario meter tijera en el metraje antes de su estreno estadounidense, previsto en otoño.

¿Y qué historia es la que hace levantar en Estados Unidos el fantasma de la homofobia -un país que, en 2006 premió con tres oscar a los vaqueros homosexuales de Ang Lee, en un ejercicio de acepactión de que hasta los grandes iconos de la masculinidad pueden tocarse? Pues la vida de Steven Russell (Carrey), un organista de la iglesia local, felizmente casado con Debbie (Leslie Mann) y miembro del cuerpo de policía local. Una vida aparentemente normal hasta que sufre un grave accidente de coche que lo lleva a experimentar la epifanía definitiva: es gay y piensa disfrutar al máximo de la vida, aunque tenga que violar la ley para conseguirlo. Steven adopta un estilo de vida extravagante, recurre a estafas y fraudes para llegar a fin de mes y acaba encerrado en la penitenciaría del estado, donde conoce al amor de su vida, un chico sensible y de voz suave llamado Phillip Morris (McGregor). Su devoción por liberar a Phillip de la cárcel y construir juntos una vida perfecta lo lleva a intentar una estafa imposible detrás de otra.

Contada con increíble sentido del humor y grandes dosis de corazón, Phillip Morris es la descabellada historia de lo que puede suceder cuando chocan el sistema legal, un espíritu indomable y un amor eterno.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios