Más que amigos

CineBox Aqualon Puerto Huelva, Cine Vip Lepe, El Condado Cinemas 7 y Al Andalus Punta Umbría.- T. O.: 'No Springs attached'.- Producción: Estados Unidos, 2010.- Duración: 104 minutos.- Dirección: Ivan Reitman.- Guión: Elizabeth Meriwether basado en un argumento de Mike Samonek y Elizabeth Meriwether.- Fotografía: Rogier Stoffers.- Música: John Debney.- Montaje: Dan E. Glauberman.- Intérpretes: Natalie Portman, Ashton Kutcher, Cary Elwes, Kevin Kline, Olivia Thirlby, Ben Lawson, Greta Gerwig, Lake Bell

Ivan Reitman es un especialista de la comedia en la que, sin embargo,' no ha logrado méritos notables que superaran sus éxitos de los ochenta, que no van más allá, caso del primero, de Cazafantasmas (1984), Los gemelos golpean dos veces (1988) y Poli de guardería (1990), a mejor gloria de Arnold Schwarzenegger. Lo demás es esa insistencia en la comedia de andar por casa, esa que Hollywood ha cultivado con cierta fruición y éxito, en algunas ocasiones.

Quizás brille más en esta nueva realización de Reitman con un guión de Elizabeth Meriwether, más bien manido y poco ambicioso, una añadida y chispeante ocurrencia a la clásica historia de relación entre chico y chica con sus problemas de convivencia. Sí lo veo más cerca de otra película de Reitman como Los incorregibles albóndigas (1979) o de Desmadre a la americana (1978), de John Landis o Cuando Harry encontró a Sally (1989), de Rob Reiner, sin que falte alguna alusión a las comedias actuales de Judd Apatow.

Este es el relato protagonizado por Emma y Adam, amigos desde pequeños. Coinciden en una fiesta y tras una borrachera él aparece desnudo en la cama de ella. Se encuentran a gusto nuevamente juntos pero tratan de eludir una relación formal y de mayores motivaciones emotivas, para sentirse unidos sin mayores compromisos pero sin renunciar a los contactos. Esto se producen con una incansable hiperactividad sexual y con cargadas sesiones de intensas y ardorosas pulsiones eróticas. Es decir un trato de compatibilidad sin compromisos más trascendentales. Todo parece ir muy bien pero Adam trata de trasladar sus sentimientos a graduaciones más comprometidas. Y a medida que la divergencia continúa también crecen la necesidad de lograr compromisos más serios.

Natalie Portman, que comparte cartelera en casi todo el mundo con Cisne negro (2010), que son palabras mayores, incluido su flamante Oscar, bien merecido por cierto, se despoja de un personaje tenso y atormentado para acomodarse fácilmente a esta chica menos complicada y convicta de una aventura amorosa como tantas, junto a un chico en la galería de figuras rutilantes de galanes jóvenes y atractivos, como Ashton Kutcher, empeñado en convertirse en un actor convincente. Creo que pronto puede conseguirlo en cuanto se implique en temas más trascendentes. Ambos se ajustan, no obstante, a cuanto se pide de ellos en este pretexto cinematográfico a veces entretenido, en ocasiones divertido, ocurrente y efímero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios