Fila siete

Vuelven los vampiros

Multicines La Dehesa Islantilla, CineBox Aqualon Puerto Huelva, CineVip Lepe, El Condado Cinemas 7 y Al Andalus Punta Umbría.- T.O.: 'Underworld awakening'.- Producción: Estados Unidos, 2012.- Duración: 89 minutos.- Dirección: Mâns Mârlin y Bjorn Stein.- Guión: J. Michael Straczynski, Len Wiseman, John Hlavin y Allison Burnett basado en los personajes creados por Danny McBride, Kevin Grevioux y Len Wiseman.- Fotografía: Scott Kevan.- Música: Paul Haslinger.- Montaje: Jeff McEvoy.- Intérpretes: Kate Beckinsale, Stephen Rea, Michael Ealy, Sandrine Holt, India Eisley, Charles Dance

La última entrega de esta saga titulada Underworld: La rebelión de los licántropos (2009) era el clásico spin-off que se nos anunciaba como una precuela de Underworld (2003), que se presentaba como una inmortal batalla por la supremacía y Underworold evolution (2006), ambas dirigidas por Len Wiseman. El recurso del precedente es como la más peregrina justificación para volver a una saga que ha resultado muy rentable para sus productores. Un comic más donde se mezclan las transformaciones de humanos en hombres lobos, vampiros relacionados con la mafia, salvadores y redentores portentosos, criaturas de un Averno de sombras y terrores nocturnos, un sin fin de efectos visuales o especiales y toda esa parafernalia de imágenes acompañadas de una atronadora banda sonora que apabulla a los espectadores.

Esta cuarta entrega de la serie no es más que una continuación sin más novedades. Ha pasado más de una década desde que Selene y su amante Michael, un híbrido entre humano y licántropo, acabaran con el Vampiro Mayor Marcus. En todo este tiempo la Humanidad ha descubiertos los clanes de vampiros y licántropos y está dispuesta a terminar con ellos. Selene, retenida durante las hostilidades, recobra el conocimiento y advierte que está apresada en un laboratorio herméticamente cerrado en Antigen, una poderosa organización biotecnológica que desarrolla una vacuna en contra de los virus que han creado a los vampiros y a los licántropos. Pero Selene no cejará en su venganza.

Más de lo mismo. Es decir una frágil propuesta con una evidencia muy clara: un endeble guión y un relato que no da para más que para un nuevo lucimiento de efectos especiales e invenciones digitales que son los habituales sin que destaquen especialmente. Esto revela la inutilidad de volver a una historia que si en algo nos recuerda a las precedentes es en que todo sigue igual y donde lo único que se pretende es reverdecer los éxitos comerciales de las anteriores. De momento los resultados son alentadores y todo hace prever que puedan repetirse las cifras de taquilla.

Esa es la única pretensión de los artífices de estas producciones. Porque lo que se aprecia con una simple mirada a la estrepitosa serie de imágenes que se suceden de principio a fin, no es más que una precipitada fusión de elementos procedentes de otras historias que estamos viendo continuamente en estas películas. Un cine de terror adolescente elaborado a base de argumentos infantiles y criaturas a modo de freakies galácticos o infernales. Monstruos de una rebuscada y a veces repugnante fisonomía que se multiplican con pasmosa proliferación en esos juegos electrónicos donde el personal acaba de vaciar sus ya depauperados cerebros. Pero esas son las películas que hinchan las cifras de recaudación del cine norteamericano y también aquí sobre todo entre los más jóvenes, incautos consumidores de estos productos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios