Viaje en el tiempo

CineBox Aqualon Puerto Huelva.- Título original: 'Hot tub time machine. - Producción: Estados Unidos, 2010. - Duración: 100 minutos. - Dirección: Steve Pink. - Guión: Josh Heald, Sean Anders y John Morris basado en argumento de Josh Heald. - Fotografía: Jack Green. - Música: Christophe Beck. - Montaje: George Folsey. - Intérpretes: John Cusack, Rob Cordry, Craig Robinson, Clark Duke, Crispin Glover, Lizzy Caplan, Chevy Chase, Lyndsy Fonseca, Chevy Chase

El tema del viaje en el tiempo ha resultado siempre muy recurrente en el cine. Tanto que lo hemos visto en innumerables versiones y desde distintas perspectivas. Es, además, un asunto que apasiona a los cineastas de Hollywood. Nada nos puede sorprender que nos llegue una vez más bajo el prisma de un grupo de amigos cuarentones que sienten una nostalgia de tiempos pasados y un afán de recuperar ese ámbito de amistad que el tiempo ha ido desgastando hasta casi desaparecer.

Todo empieza cuando uno de ellos ha intentado el suicidio. Tratando de que recobre su interés por la vida, dos de sus más entrañables amigos, Adam y Nicke, deciden pasar el fin de semana en un hotel de montaña en Kodiak Valley, de una estación de esquí, donde estuvieron hace veinte años, siendo adolescentes y guardando de ello un grato recuerdo. Se llevará a Jacob, sobrino Adam, aunque a éste no le entusiasme demasiado la idea. Van con el consiguiente bagaje de drogas y alcohol. Obviamente nada es como entonces y todo ha cambiado sensiblemente.

Se sorprenden cuando saben que la habitación incluye como extra un jacuzzi. Deciden disfrutar de él y comprueban con estupor que se trata de una máquina del tiempo que los traslada a los años ochenta. Piensan que podrán repetir cuanto hicieron en aquel tiempo y que será posible cambiar sus vidas. Pero pronto comprobarán que el futuro es difícil variarlo.

La película nos trae a una pareja de otros años de trabajos comunes: el cada días más encumbrado actor, John Cusack, y el productor, guionista y director, Steve Pink. Los recordamos juntos en inolvidables comedias como Un asesino algo especial (1997) y Alta fidelidad (2000). Ahora el segundo dirige y el primero interpreta y produce este Jacuzzi al pasado, la habitual comedia disparatada, de pasajes de gruesa expresión, detalles surrealistas y agridulces connotaciones, que entrañan, incluso, una especie de burlesca parodia de Regreso al futuro (1985). En suma una anécdota más bien cortita capaz de disponer una situación que no elude ni sus intenciones gamberras, actitudes descerebradas ni sus situaciones absolutamente convencionales.

No obstante, Steve Pink pone en sus propósitos malévolamente revisionistas una provocativa evocación de la década de los ochenta para nostálgicos de la época, pero también una melancólica ilusión realmente irrepetible. Ese intento de recuperación de la gran fiesta de sus vidas es en el fondo una patética burla en la que no faltan trazos más gruesos para llegar a la galería. Lástima que a su prometedora primera parte no siga ese remate a modo de guiño original y ocurrente, que nos salve de vulgaridades indeseables y de lugares comunes para contarnos la eterna historia de Peter Pan de otra manera y con cuarentones irremediables.

Bien es verdad que tanto John Cusack, que tiene más que demostradas su ductilidad y versatilidad interpretativas, aparte de su talento de gran actor, como sus compañeros de reparto, incluido el accidental Chevy Chase, a tono con las circunstancias, hacen todo lo posible por elevar el tono de la película. Con todo es un salpimentado pellizco en una cartelera bastante insípida en este tipo de cine.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios