Crítica de Cine

Título idóneo para Goldie Hawn

Amy Schumer y Goldie Hawn en un fotograma de 'Descontroladas'. Amy Schumer y Goldie Hawn en un fotograma de 'Descontroladas'.

Amy Schumer y Goldie Hawn en un fotograma de 'Descontroladas'. / d. s.

Quien vaya a ver una película llamada Descontroladas cuyo reparto encabeza Goldie Hawn no tiene después derecho a quejarse. Es una de las actrices más descontroladas de toda la historia del cine americano -¿cómo perdonarle Flor de cactus (¡pobre Ingrid Bergman!), Dólares, Shampoo o La recluta Benjamín?- a la que solo el joven Spielberg de Loca evasión y el maduro Allen de Todos dicen I Love You han sabido sacar partido. Ponerle al lado -interpretando a su hija- a la histriónica estrellita televisiva Amy Schumer, intérprete de la olvidable cinta Y de repente tú del trasgresor de salón (más bien de centro comercial) Apatow, sólo empeora las cosas.

Durante hora y media Schumer dice gracietas supuestamente ingeniosas y Hawn grita. Viajan a Ecuador, las secuestran, sobreviven como pueden y a lo largo de sus aventuras y desventuras se descubren la una a la otra. Lentas que son. El espectador las había descubierto a los diez minutos de proyección. Decir que el director Jonathan Levine reúne en su filmografía joyas como Seducción mortal, Memorias de un zombi adolescente o Los tres reyes malos debe servir de advertencia, por si los nombres de Goldie Hawn y Amy Schumer no bastaran.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios