Saura convierte el rito de "romper la hora" de Calanda en un homenaje a Buñuel

  • El director de cine participa en el rito que inaugura las 26 horas de estruendo de tambores en Calanda acordándose de Luis Buñuel, nacido en esta localidad turolense

Comentarios 4

El director de cine Carlos Saura recordó de forma especial a su amigo Luis Buñuel en la localidad natal de éste, Calanda, con motivo de su participación en el rito de romper la hora que cada Viernes Santo interrumpe el silencio del Bajo Aragón con un estruendo de bombos y tambores.

Saura viajó hoy a Calanda al frente de un equipo que graba imágenes para un documental de quince minutos que se exhibirá en el Pabellón de Aragón de la Exposición Internacional que acogerá Zaragoza entre el 14 de junio y el 14 de septiembre. En la "visión personal" de Aragón de Saura, este hijo ilustre de la tierra de Goya y Buñuel destacó el sonido de los bombos y tambores de la Semana Santa calandina.

Carlos Saura ya utilizó los tambores de Calanda hace años, cuando rodó en esta localidad algunas escenas de su película Pippermint Frappé, con Geraldine Chaplin.

El cineasta fue el encargado de marcar el inicio del romper la hora, a las doce en punto, al golpear un gran bombo situado precisamente frente a la que fuera la casa natal de Luis Buñuel, acto que siguió atentamente desde el balcón del Ayuntamiento Asunción Balaguer, viuda del actor Paco Rabal. Convertido, al mismo tiempo, en director y protagonista de su documental, Saura golpeó con la maza el parche del bombo a la señal del alcalde, Manuel Royo, y miles de tocadores rompieron el silencio en un estruendo ensordecedor.

Ruido que, a veces, se equipara con las vibraciones que produce un terremoto. Calanda es una de las nueve localidades pertenecientes a la llamada Ruta del Tambor y el Bombo y que han convertido la Semana Santa bajoaragonesa en una fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.

En otras siete de estas nueve localidades (Alcorisa, Urrea de Gaén, La Puebla de Híjar, Samper de Calanda, Andorra y Albalate del Arzobispo) la hora se rompió la medianoche del Jueves Santo, mientras que en Alcañiz no se realiza este rito. Desde ese momento las cuadrillas van tocando sus instrumentos de percusión por las calles de los pueblos y en el caso de Calanda el ruido dejará paso al silencio a las 14:00 del Sábado Santo, tras veintiséis horas de estruendo ininterrumpido.

En Teruel capital también se ha roto la hora a las 12:30 del viernes, en un rito que se celebra desde hace algo más de una década y para el que se utiliza el bombo más grande del mundo, que se construyó en 1994. Mide 2,24 metros de diámetro, tiene 1,34 metros de altura y es movido por un remolque, y sus parches fueron fabricados con las pieles de dos toros suizos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios