El Premio Cervantes distingue la calidad del poeta mexicano José Emilio Pacheco

  • El jurado reconoce la "capacidad de crear un mundo propio" y la "profundidad" de un autor "excepcional" · El escritor considera el galardón "algo insólito e irrepetible" y dedica el respaldo a la literatura de su país

El escritor mexicano José Emilio Pacheco ganó ayer el Premio Cervantes, el más prestigioso de las letras hispanas, por ser, en opinión del jurado, "un poeta excepcional de la vida cotidiana", con "profundidad y libertad en sus pensamientos", y por su "capacidad de crear un mundo propio".

"José Emilio Pacheco se puede definir como el idioma entero", aseguró José Antonio Pascual, presidente del jurado, instantes después de que la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, hiciera público en una rueda de prensa el fallo del premio, dotado con 125.000 euros.

El jurado también destacó "el distanciamiento irónico de la realidad" y el conocimiento lingüístico que hay en la obra del galardonado, de quien ha tenido en cuenta "su condición de poeta excepcional, pero también el que sea un narrador importantísimo", periodista y crítico literario.

Juan Gelman, ganador del Cervantes de 2007 y miembro del jurado, se mostró "muy contento" por los resultados de las votaciones, dado que Pacheco "es una figura intelectual que no se repite mucho en América Latina, porque a sus dotes de poeta une las de narrador, crítico y periodista; eso sostenido por una cultura enorme y afinada".

Pacheco se enteró de la noticia del premio en Guadalajara (México), donde estos días recibe un homenaje en la Feria del Libro de esta ciudad. En conversación telefónica, Pacheco quiso dejar "muy claro" que este premio es para "toda la literatura mexicana", porque ésta "no sale mucho de nuestras fronteras. Eso trasciende todo el egoísmo del premio y quiero subrayarlo".

"Nunca pensé recibir este galardón. Lo veía de una forma muy lejana, algo insólito e irrepetible", señaló el ganador, para quien este premio "es de una responsabilidad abrumadora", y espera poder tener tiempo para elaborar "un buen discurso, que esté a su altura". "Pero, a ver si me dejan, porque necesito tiempo para escribir", comentó el poeta mexicano, que hace dos semanas recibió en Madrid el prestigioso Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y que entre sus reconocimientos que obtuvo además la segunda edición del Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca Ciudad de Granada.

Con la humildad y la bonhomía que caracteriza a Pacheco, el nuevo Premio Cervantes ha restado importancia al hecho de haber merecido este galardón. "Este premio no es para mí; es para los libros. Yo soy un instrumento para escribirlos", dijo el autor de La edad de las tinieblas, quien, con tantos reconocimientos como le están otorgando últimamente, admitió que se sentía "realmente fatigado" por tener que hablar tanto, a él que no le gustan las entrevistas porque considera que se repite en ellas.

Al poeta Luis García Montero, miembro del jurado, le parece que el Cervantes "es el reconocimiento a la labor de un escritor muy importante que, además, en sus últimos libros está reflexionando de manera radical sobre lo que significa la historia de la humanidad".

Además, el jerezano José Manuel Caballero Bonald destacó "la sabiduría expresiva y el lenguaje misterioso" que contiene la obra de Pacheco, quien tiene "un lenguaje misterioso que consigue crear un mundo poético muy singular".

Para Antonio Gamoneda, ganador del Cervantes en 2006, "la lastimosa incomunicación que existe entre las publicaciones de España y América" ha impedido tener un "conocimiento extenso y profundo" sobre Pacheco, al que considera "uno de los poetas más importantes de México".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios