Parodia que algo queda

Multicines La Dehesa Islantilla, CineBox Aqualon Puerto Huelva, El Condado Cinemas 7 y Al Andalus Ayamonte y Punta Umbría.-T.O.: "Spanish movie".- Producción: España, 2009.- Duración: 89 minutos.- Dirección: Javier Ruiz Caldera.- Guión: Paco Cabezas y Eneko Lizarraga.- Fotografía: Óscar Faura.- Montaje: Alberto de Toro.- Intérpretes: Alexandra Jiménez, Carlos Areces, Silvia Abril, Joaquín Reyes, Michelle Jenner, Eduardo Gómez, Laia Alda, Leslie Nielsen, Luis Zahera

El éxito de la serie Scary movie, iniciada por Keenan Ivory Wayans el año 2000 y felizmente continuada por David Zucker en 2004 y 2006 en el cine norteamericano, que consiguió un singular relieve internacional como las muchas otras que se prodigaron tras él éxito de éstas, ha vuelto a poner de moda la parodia, que es un género cinematográfico de largo recorrido con referencias muy notables y con Mel Brooks a la cabeza. La más inmediata es la citada, cuyas numerosas secuelas, mucho me temo, no han terminado. En el cine español no han hecho más que empezar. Como ésta, que hoy nos ocupa, tenga éxito, ya verán que pronto siguen las réplicas. De momento esta realización de Javier Ruiz Caldera no hace más que imitar la pauta y arremeter irreverentemente con diversos títulos del cine español que todos recordarán por muy respetables que estos pudieran resultar. Y así lo que tenemos en Spanish Movie es una sucesiva caricatura, remedo, burla, sarcasmo, bufonada o pantomima de títulos notables de la cinematografía española de los últimos tiempos como Mar adentro, El orfanato, Los otros, Volver, Alatriste, Los lunes al sol, Rec, El laberinto del fauno, No es país para viejos… En fin lo que puede concebirse como un irónico homenaje o un reconocimiento sarcástico a títulos destacados de nuestro cine y alguno más con actores nuestros. En suma una jocosa y corrosiva caricatura con diferentes alcances humorísticos, si bien muchos de ellos se celebran con sonoras carcajadas. Hay una salvedad: no es mucho el público español que frecuente las películas españolas, por eso a nivel más popular su alcance puede resultar más limitado. Es obvio que se han escogido las más taquilleras.

De cualquier manera siempre cabe una malintencionada alusión que cada espectador interpretará a su manera aunque todos coincidirán en la diversión que pretende la película, que eso está fuera de duda. De ahí que el trabajo del realizador, Javier Ruiz Caldera, que tiene un reconocido prestigio en el cortometraje, en esta "opera prima", represente una burla bienintencionada, o tal vez el intento de sacarle la lengua a ciertas presunciones excesivas de muchas de nuestras películas. Lo que no viene mal. Es cierto también que nos devuelve a una cinematografía desenfadada, capaz de hacerle chanzas guasonas al más pintado o colgarle en la espalda un monigote a alguno de nuestros presuntuosos directores.

No estamos pues en ese estilo de comedia más deslumbrante ni mucho menos pero sí en un perfil burlesco y desenfadado de referencias muy destacadas del más prestigioso cine español de los últimos años y pienso que la agudeza de Javier Ruiz Caldera se avala con un conocimiento perfecto de lo que caricaturiza y de las perspectivas cómicas del referente. Predomina abrumadoramente un humor negro, corrosivo, morboso, salchichero, a veces nauseabundo y en ocasiones escatológico. Todo ello a base de acumular episodios divertidos, "gags" grotescos y extravagantes, algunos dilatados excesivamente pero incapaces de mantener un ritmo o una cadencia coherente. Aún así sorprenden algunos hallazgos, momentos de conseguida hilaridad, la gracia fácil, grosera y un empeño de lograr una comercialidad que se impondrá con más o menos efectivos elementos de diversión al alcance de la mayoría.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios