Mario Gas: "La palabra es reveladora de riqueza de conocimiento"

  • La literatura está llena de personas que con poca formación han realizado obras esplendorosas"

Mario Gas confiesa que fue en la niñez, en su época de escolar, al ser señalado con frecuencia para leer en voz alta, cuando empezó a cultivar su "pasión por el lenguaje y la prosodia". Lo define así, "pasión", y se nota cuando habla, agradecido, de la oportunidad de participar en el ciclo La lengua navega a América ("me encanta que José Luis [Gómez] haya pensado en mí") y de ese texto clásico al que ha vuelto años después para reivindicarlo ante el público de Huelva el lunes, y un día después con el de Madrid.

Mañana será el actor que dé vida a Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, "una verdadera joya en todos los sentidos". Dice Mario Gas que tiene muchas cualidades a referir: "Primero, la de ser una crónica, sea más real o no. Pero también, el poder de sus descripciones, su minuciosidad, su estilo, el castellano que utiliza para la época...". Destaca en ella "la acumulación de los tiempos y las capas", añadidas por el autor a su narración antes de llevarla al papel. Porque del bagaje oral previo que detecta José María Merino, no cree que haya duda: "¡Si eso ocurre con Homero, cómo no va a ocurrir con otros autores!". En cualquier caso sí anota que no se debe tomar como "un texto, digamos, empírico, porque en él está también el acento, la mirada y el bando al que pertenece Bernal Díaz del Castillo".

No se escapa al actor que a pesar de la pretendida veracidad esgrimida por el escritor, la obra está marcada ya de inicio por su propia condición de soldado invasor, aunque acabe siendo uno de los primeros españoles en incorporar indígenas a su familia como parte de un proceso natural de normalización social entre ambos continentes. Ese mestizaje fue, asegura, "lo que salvó un poco la colonización española para no acabar en genocidio absoluto, como ocurre en las culturas anglosajonas". Gas explica que "independientemente de la gente que domina y es dominada, cambiar a veces de bando, entender la cultura del otro y ponerse de algún modo a defenderla y ser partícipe de ella, al cabo de los siglos produce una riqueza, un mestizaje fantástico, del que todos deben felicitarse. Pero no hay que olvidar que todo parte de una ocupación, y que toda ocupación es siempre una usurpación", recuerda.

Esa mezcla de la que habla el actor y director teatral se refleja en el aspecto humanístico también: "La cultura es siempre permeable y de ahí surgen nuevos acentos, nuevas realidades que son realmente espectaculares". Por eso reconoce que España sigue en deuda con América por enriquecerse "antropológicamente, culturalmente, políticamente, ideológicamente y, sobre todo, en cuanto al lenguaje".

"En pueblos recónditos del Perú o de Bolivia, por ejemplo, en los que se podría suponer una formación medio-baja en la población, el manejo del lenguaje es absolutamente rico, cuando aquí en la metrópoli cada vez la gente habla peor. Hemos pervertido el lenguaje a base de atomizarlo, de usar cada vez menos vocablos, sin aprovechar la riqueza que tiene esta fantástica lengua, además, con muchas aportaciones de toda Sudamérica".

Ahora, con el ciclo que dirige José Luis Gómez, está seguro que podrá disfrutarlo "cualquier persona que tenga amor por la lengua, por la narrativa, por la tradición oral...". Es en ese punto en el que reconoce que son los actores "precisamente los primeros reivindicadores de la oralidad". "La palabra en el teatro y en la literatura es reveladora de riqueza de conocimiento".

De Díaz del Castillo no se conocía formación académica, aunque Mario Gas cree que "la cultura se aprende también en la vida". "Está llena la historia de la literatura, en este caso, de personas autodidactas que con poca formación académica han realizado obras realmente esplendorosas". Historia verdadera es prueba de ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios