Mañas describe los cambios en la familia con 'Todo lo que tú quieras'

  • El director de 'El Bola' y 'Noviembre' regresa con un filme sobre la paternidad y las transformaciones a las que empuja el amor

Cuando Achero Mañas decidió aparcar la interpretación, cansado del oficio, y probó suerte tras las cámaras, el recibimiento que tuvieron sus primeras propuestas parecía indicar que la fortuna iba a acompañarle en su nueva etapa. Sus cortos, especialmente Cazadores, y su debut en el largometraje, El Bola, cinta ganadora de cuatro Goyas, apuntaban que aquél iba a ser el comienzo de una trayectoria más fértil de lo que luego ha resultado. Tras su segunda película, Noviembre, arriesgado retrato de una compañía teatral y el trabajo más incomprendido de su carrera -aunque recibiera el Premio Fipresci en Toronto-, Mañas desapareció del mapa. El cineasta quería una vida más allá de la dinánica de enlazar un proyecto tras otro, por lo que se mudó a Nueva York y estudió filosofía. En ese paréntesis de siete años, fue dando forma a un proyecto personal, una historia que no considera autobiográfica pero en la que sí ha volcado su percepción sobre la paternidad.

Todo lo que tú quieras, que llega hoy a los cines, reflexiona, según defiende su autor, sobre cómo alguien puede sacrificar su identidad en una relación de amor "ya sea entre padres e hijos, entre amigos o en la pareja". La película narra la historia de Leo (Juan Diego Botto), un hombre que tras la muerte de su mujer (interpretada por Ana Risueño) adopta una estrategia inesperada con el objetivo de que su hija (Lucía Fernández) no añore la figura materna.

Mañas quería reflejar en su filme que "el concepto de familia ha variado en muchos aspectos dentro de nuestra sociedad". La incorporación de las madres al mercado laboral ha cambiado la situación, pero, ante esa coyuntura, el sector masculino se ha mantenido, en gran parte, ciertamente inamovible. "Los hombres, en su mayoría, han seguido desempeñando el mismo papel que jugaron sus padres, dejando a la mujer el cuidado y la educación de sus hijos. Pero las cosas están cambiando rápidamente", observa el realizador, que describe la vida de una familia con una estructura "bastante convencional" y cómo ese orden se derrumba "a raíz de un hecho trágico".

A partir de esta desgracia, adelanta Mañas, "será Leo quien tenrá que ocuparse de Dafne y desempeñar, en unas circunstancias difíciles, un papel para el que no estaba preparado". Todo lo que tú quieras se sirve del travestismo del personaje principal -que empezará a hacerse pasar por mujer para complacer a su hija- para plasmar "el esfuerzo de un hombre por llevar a cabo este cambio", una experiencia "radical" que afectará al protagonista "en lo más profundo de su ser, le obligará a enfrentarse a sus propios miedos y a librar una batalla, tanto interior como exterior, hasta el punto de poner en peligro su identidad".

Un complejo papel que Mañas, tras tantear a algunos amigos, terminó otorgando a Juan Diego Botto. El actor confesaba esta semana que el rodaje "no daba vértigo porque el guión estaba muy bien construido", pero Botto intentó cargar de matices su interpretación "porque mi personaje puede hacer el ridículo en todas las secuencias". La película, que cuenta también en su reparto con José Luis Gómez y Nawja Nimri, carga también parte de su dramatismo en la pequeña Lucía Fernández, con la que Mañas ha roto la promesa que se hizo, tras El Bola, de no volver a trabajar con niños, después de que aquel éxito impulsara a su protagonista, Juan José Ballesta, a dejar los estudios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios