música y músicos por César López Perea

John Conde y la guitarra como alma

Cuenta que sus comienzos fueron a muy temprana edad. Con tan solo diez años se introdujo en la magia de la música de manera instrumentista, ya que desde pequeño el rock había rodeado su vida. La guitarra fue la elegida como la raíz de su existencia desde entonces. A los catorce años fue cuando debutó en el Festival Venalparke con su primera banda, llamada Diabolic Force. Desde entonces, todo fue muy rápido para él, ya que tres años más tarde se une a Siberia para sustituir al gran Fidel Suárez. En el momento de su llegada y con nuevos bríos dentro del proyecto, comienzan a llamarse Raspadura y se marchan a Alemania a grabar su nuevo disco. Justo detrás de esa experiencia llegó Almadura, con otro disco también de proyección internacional.

Al concluir esta segunda etapa fue cuando decide formarse como músico, ya que siempre fue autodidacta, y se traslada a cursar estudios privados de armonía y técnica por varias ciudades como Oporto, Madrid y, finalmente, Sevilla. Durante esos años también se ocupó en trabajar como guitarrista de sesión para diferentes estudios de estas ciudades. No podemos olvidar su dedicación a músicas étnicas como el folk irlandés y a la música sefardí, grabando con varias formaciones como Las Bruxas, Rania, Contradanza, o Nando Juglar.

Actualmente, tiene varios frentes abiertos con diferentes colores musicales. Los más destacables son un trío de jazz centroeuropeo titulado Acoustasonics Trío, con el que ha editado su primer trabajo de estudio hace poco más de un año, el dúo artístico con la cantante Rosie dee, basado en el soul y en el smoth jazz, y AndrOphOniC, un nuevo proyecto con carácter rock con el que está inmerso en la primera grabación de estudio.

Piensa que el estado de la música en la actualidad es "altamente difuso", pues considera que la expansión musical masiva por las redes y el concepto de todo vale no es el camino a seguir, ya que no se tiene como valores principales la honestidad y la profesión como bandera.

Su visión sobre Huelva y su cultura "es muy similar a la que muchos otros compañeros". "Siento tristeza por la ciudad, en gran parte por culpa a los gestores y políticos", añade Conde, que propone como una buena solución la "creación de un departamento oficial moderno que escuche y resuelva los grandes agujeros en los que caen todos los artista de esta ciudad".

Su futuro más cercano solo lo observa con el mismo plan que ha tenido desde siempre: seguir tocando y componiendo, haciendo música y ofreciéndola. Y mientras que pueda, seguir viviendo de su profesión. Podría aplicarse con un dicho perfecto como es el de "zapatero a tus zapatos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios