Gracia Querejeta gana su segunda Biznaga de Oro con '15 años y un día'

El palmarés de la decimosexta edición del Festival de Cine Español de Málaga, anunciado ayer por el presidente del jurado, Joaquín Oristrell, es de ésos que se corresponden con lo esperado, sin traumas ni excesivas sorpresas. Gracia Querejeta, que en 2004 ganó la Biznaga de Oro a la mejor película por Héctor, hizo ayer lo propio con 15 años y un día, un drama familiar protagonizado por Maribel Verdú y Tito Valverde que, en justicia, es sin duda de lo mejor que se ha visto en un festival tan irregular (o más) como de costumbre. Que el filme de Querejeta sonara en las quinielas lo demuestra que también ganara ayer el Premio de la Crítica, pero como no hay dos sin tres también se llevó los galardones a la mejor banda sonora para Pablo Salinas y la Biznaga de Plata al mejor guión, firmado al alimón por Querejeta y Antonio Santos Mercero. En la rueda de prensa convocada habitualmente para que los agraciados den rienda suelta a sus agradecimientos, la directora afirmó que le parecía "imposible" que le volviera a "tocar esta lotería". Y añadió: "Todos los premios son especiales y llegan en un buen momento, pero esta película es una de las que tienen para mí más resonancia sentimental, y esperaba que se contagiara lo que yo había sentido haciéndola".

El resto de las Biznagas se distribuyeron de manera bastante equilibrada. El Premio Especial del Jurado fue para otra de las favoritas, Ayer no termina nunca, de Isabel Coixet, que también fue reconocida con la Biznaga de Plata a la mejor actriz (Candela Peña, ex aequo con Aura Garrido por Stockholm), mejor fotografía y mejor montaje (ambos para Jordi Azategui). Coixet también dejó sus impresiones al respecto: "Creo que muchos colegas tienen un pánico terrible a la competición, yo también, pero cuanto más miedo me dan las cosas, más las hago". Sobre su debut en el Festival de Málaga, apuntó: "Me tomé un valium y dije que sí, que había que venir y medirme con el director de una primera película, con otro de una segunda, con Gracia (Querejeta) y con quien sea. Sólo tengo miedo de las cucarachas y de los agujeros negros del universo".

La Biznaga de Plata fue para un casi debutante en el largometraje, Rodrigo Sorogoyen, cuya filmografía solamente incluía hasta este año una película a medias con Peris Romano (8 citas, también presentada en el Festival de Málaga en 2008) y que narra en Stockholm, la cinta que la ha hecho merecer el premio (y que pudo rodar gracias al micromecenazgo), la historia de una relación traducida en un secuestro. Sorogoyen también se llevó el Premio Alma al mejor guionista novel, compartido con la coautora del texto de Stockholm, Isabel Peña. Quizá una de las reacciones más sonoras durante la lectura del palmarés vino con la confirmación de la Biznaga de Plata al mejor actor para Mario Casas por La mula, aunque la verdadera justicia se hizo con las Biznagas al mejor actor y actriz de reparto: las dos se otorgaron a todo el elenco de Casting, dirigida por Jorge Naranjo e interpretada por un equipo de jóvenes intérpretes, tan prometedores como solventes, que han regalado uno de los más bellos hallazgos de esta edición.

El director del festival, Juan Antonio Vigar, dio ayer los objetivos "por cumplidos" al apuntar que, por ahora, la participación del público y la recaudación parecen haber crecido respecto a 2012, lo que demuestra "que el público ha hecho suyo el festival". Continuará, claro, el año que viene.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios