Fantasía y melodrama

Multicines La Dehesa Islantilla, CineBox Aqualon Puerto Huelva, CineVip Lepe, El Condado Cinemas 7 y Multicines Al Andalus Punta Umbría.- Producción: Estados Unidos, 2012.- T.O.: 'The Host'.- Duración: 125 minutos.- Dirección: Andrew Niccol.- Guión: Andrew Niccol basado en la novela 'La huesped' de Stephenie Meyer.- Fotografía: Roberto Schaefer.- Música: Antonio Pinto.- Montaje: Thomas J. Nordberg.- Intérpretes: Saoirse Ronan, Jake Abel, Max Irons, William Hurt, Diane Kruger, Frances Fisher, Boyd Holbrook, Chandler Canterbury, Andre Frankle

Tras el éxito literario y luego cinematográfico de la saga Crepúsculo, la novelista Stephinie Meyer repite ahora la jugada con otro suceso en las librerías que ahora se ha convertido en película, The host (La huésped), en la que mezcla todo: la ciencia ficción, el cine de alienígenas, la fantasía, la intriga, el thriller, el romance, el melodrama y si me aprietan el terror, que siempre es un aditamento que, como en el tema de los jóvenes vampiros, puede dar un buen juego a los atractivos de un público joven y complaciente en materia cinematográfica. Andrew Niccol, el director de Gattaca (1997), no ha dudado en sumarse a esta opción con claras perspectivas comerciales.

Un enemigo desconocido invade el mundo actual. Los seres humanos han quedado a merced de los invasores, que los convierten en sus huéspedes. Se apoderan de sus mentes aunque conserven su cuerpo. Cada día su poder es mayor y son muchos los que sucumben a ese extraño y perverso dominio. Melanie, una de las pocas personas, salvajes que, de momento, se han salvado de esa posesión, acaba siendo capturada. Convencida de que su fin ha llegado, Wanda, el alma invasora asignada al cuerpo de Melanie, percibe intensamente las dificultades que surgen en el interior de un ser humano. El conflicto se intensifica cuando se reencuentra con el grupo de rebeldes que integran Jared, el patriarca Jeb, Ian y Jamie, el hermano de Melanie. El control de su mente se hace difícil y unas fuerzas externas muy poderosas obligan a aliarse. Vivirán una extraña historia de amor.

La autora del libro y productora de la película, Stephenie Meyer, mientras trabaja en la continuación de su texto, asegura que esta película contribuye "a encontrar un equilibrio en la vida". Como productora del film no nos puede extrañar que haya encontrado frases oportunas para publicitarlo. De todas maneras la narración es bastante confusa y la aventura que viven sus protagonistas más bien prolija y llena de situaciones repetitivas. Se reiteran más los problemas de voluntades que las secuencias de acción, que hubieran proporcionado mayor dinamismo al relato. Es curioso que haya diseñado como refugio de los resistentes un espacio desolado con ese cráter volcánico cegado donde pretende retratar a la sociedad humana, mezclando tintes románticos, excesivamente acaramelados en muchas ocasiones.

Volvemos así a esa literatura oportunista de la autora, lo que es un aviso no sólo para ésta primera entrega de la saga extraterrestre, sino para las que, parece que de manera inevitable, la seguirán. Una especie de "invasión de los ultra cuerpos" -si recordamos la película realizada por Philip Kaufman en 1978- que nos sugiere comentarios inconfesables.

Quiroga

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios