Emociones populares a pie de calle

Semana Santa. Días de fervor religioso, de emociones espirituales, de estampas inolvidables con olor a incienso perfumando las calles de nuestra tierra al son de las cornetas y los tambores de las marchas procesionales. Pocos son los que pueden escapar a tan atrayente panorama y, cómo no, los famosos no constituyen una excepción. A pesar de que, como Antonio Banderas, tengan que viajar desde Londres para, igual que ha vuelto a hacer este año, cumplir con su Virgen de Lágrimas y Favores de la que es mayordomo de trono. El Domingo de Ramos aterrizó el actor en Málaga, su ciudad natal, en compañía de su esposa, Melanie Griffith, y su madre, Ana Banderas. Una triste cita donde, el recuerdo del padre del actor -fallecido recientemente-, estuvo presente en los corazones de los miembros de esta familia a quienes se sumó el hermano del intérprete, Francisco Javier.

La misma jornada, el primogénito de Isabel Pantoja compareció con su nueva novia en uno de los balcones de La Campana, en Sevilla, donde también ha participado, en anteriores ocasiones, como costalero en la Hermandad del Cristo de la Sed. Una actividad que, por problemas de espalda, Kiko se vio obligado a abandonar, sustituyendo las trabajaderas del paso por un espacio céntrico, en esta ocasión, compartido con César y Jorge Cadaval. Los Morancos y Paquirrín fueron captados por las cámaras de televisión, que tampoco se perdieron a Carmen Tello, esposa de Curro Romero, grandes fieles con los que cuenta la "semana grande" sevillana. Aparte, María José Suárez, Marisa Jara y Raquel Revuelta, disfrutaron del privilegiado enclave de la calle Placentines junto al estilista Paco Cerrato. Un amistoso encuentro al que se sumó el diseñador José María Cañavate y que contaba, como vecino de excepción, con el también creador de moda, Tony Benítez.

Y es que, la estrecha vinculación de ciertos personajes con algunas hermandades provoca que sea frecuente encontrarse con ellos, por ejemplo, visitando iglesias como la del Valle, con la que lleva colaborando más de media vida, Cayetana de Alba. La Duquesa, que en 2006 fue nombrada consiliaria primera junto al Hermano Mayor de los Gitanos, Juan Miguel Ortega Ezpeleta, se ha implicado desde siempre en las labores de conservación tanto del citado templo como de sus imágenes, siendo frecuentes sus donaciones a la causa. Además, tanto Eugenia, como Cayetano -costalero del Cristo-, han heredado esta pasión de su madre, si bien sus comparecencias públicas suelen ser bastante más discretas, y menos frecuentes, que la de Cayetana. Incluso Genoveva Casanova, cuando la última Semana Santa aún compartía vida conyugal con su esposo, se implicó activamente en ciertos compromisos propios de estas fechas.

Por su parte, tras los pasos de su abuelo, Antonio Ordóñez, y su padre, Francisco Rivera, Paquirri, Fran Rivera -igual que su madre, Carmen Ordóñez-, tiene su corazón entregado tanto a Blanca Martínez de Irujo como, religiosamente, a la Esperanza de Triana, en cuya Junta de Gobierno también ocupó un tiempo el cargo de consiliario primero y donde su abuelo fue proclamado, durante un período, Hermano Mayor. Las instantáneas del torero y su hija Cayetana son bastante frecuentes y, hasta en ciertos casos, el acoso de la prensa ha llegado a costarle serios enfados con la multitud de reporteros que le asediaban a su alrededor.

No menos perseguida ha sido María Teresa Campos, malagueña que suele aprovechar sus vacaciones semanasanteras para dejarse ver en su tierra ante imágenes como el Cristo de la Esperanza, junto al señor con quien haya compartido su vida en ese momento y, sobre todo, al lado de su hija Terelu. Incluso Pipi Estrada, ex de la hija de la presentadora, vio despertar su devoción, a raíz de la relación con la pequeña de "las" Campos, hacia la Cofradía del Rico, cuyo Padre Jesús portó una polémica edición durante la que, ya roto el noviazgo, el periodista deportivo lanzó desde la calle un "cariñoso" saludo a su antigua suegra que, a más de uno, dejó sin palabra.

Son las presencias fijas más notables pues, a medida que avanzan las jornadas, otros se suman a este listado de famosos. Algunos, como Raphael y Natalia Figueroa, el último Jueves Santo, sorprendían al ser invitados por la empresaria Pilar Burgos. Otros, más escurridizos, pasan desapercibidos aunque, todos sin excepción, experimentan la incomparable sensación de revivir la pasión de Jesucristo bajo la firme creencia que, el suyo, no fue un sacrificio en vano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios