Els Joglars inicia este fin de semana en la Casa Colón su gira de 'El Nacional'

  • La compañía celebra su 50 aniversario con su obra más emblemática, alabada por el público y reconocida en 1994 con el Premio Nacional de Teatro · Ofrecerá dos funciones en Huelva: mañana y el sábado, a las 21:00

"Una profesión de rebeldes y asilvestrados, todo lo contrario de la farándula elitista, petulante y sumisa, que ha degradado el gremio de lo que fue el glorioso oficio de pícaros, putas, cabrones y maricones, enterrados fuera del camposanto". Así se lamenta don José, el anciano acomodador del que un día fue el Teatro Nacional de Ópera, del estado ruinoso y crítico en que se encuentra ahora la infraestructura debido al despilfarro y a la crisis económica.

El popular actor Ramón Fontserè da vida a este particular personaje, eje central de El Nacional, el espectáculo de Els Joglars que iniciará su gira este fin de semana en la Casa Colón, donde habrá dos representaciones: mañana y el sábado a las 21:00.

La obra, con la que la compañía ha cosechado un gran éxito en Madrid, con más de 15.000 espectadores, y por la que obtuvo el Premio Nacional de Teatro -galardón que acabó rechazando- es una versión actualizada de una sus representaciones más emblemáticas, estrenada en 1993. Su recuperación es la fórmula premeditada con la que El Joglars quiere celebrar sus cincuenta años de trabajo encima de los escenarios.

Aunque el texto es igual que el de la obra original, El Nacional que llegará a Huelva mañana es mucho más musical que el anterior, de forma que se han recortado algunas escenas para que la música tome más protagonismo. Y cuenta, además de con la experiencia de la soprano Begoña Alberdi, que ya formaba parte de la obra del 1993, con nuevas incorporaciones, como la del barítono Enrique Sánchez Ramos.

No obstante, la mayoría de los actores que hicieron la primera versión son los mismos que la representan ahora, 18 años después: José sigue encarnado en Ramón Fontseré, Pagagnini es representado por Jesús Agelet, María por Pilar Sáenz y Yuta, entre otros, a cargo de Minnie Marxs, que reinterpretan sus personajes con la experiencia y madurez que todos han adquirido a lo largo de estos años.

El Nacional es una obra que tiene mucho que ver con el momento económico que vive el país, con cierto paralelismo al contexto de su creación en el año 1.993. Pero aquí las consecuencias de la crisis se llevan al mundo artístico, desarrollándose la trama en un teatro abandonado (El Nacional), donde músicos y artistas afrontan su supervivencia.

Para conseguir materializar sus fantasías y delirios renacentistas, Don José se rodeará de un grupo de indigentes que se prestan a ser utilizados en el proyecto a cambio de pernoctar dentro de las ruinas del edificio. Algunos de estos indigentes son músicos que tocan en el Metro, y esto le servirá para formar la orquesta que acompañará las distintas arias de la ópera según su singular versión y con la ayuda de una antigua mujer de la limpieza del teatro que logró aprenderse muchas de las arias que escuchaba.

Las dificultades para controlar y adiestrar a los indigentes cargados de violencia entre ellos, la penetración del argumento de Rigoletto entre su delirio o las intervenciones exteriores para desalojar el local y demolerlo, son algunos de los conflictos que Don José deberá afrontar tenazmente a lo largo de la obra. Pero su resistencia para aceptar la realidad exterior de un mundo que ya funciona sin el teatro lo abocará a un desenlace numantino, acompañado por el canto y la música del Rigoletto de Verdi, si bien durante casi todo el espectáculo, don José cree que esta obra es de Shakespeare.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios