Dayana, la más bella del todo el Universo

El concurso se disputó entre mayoría latina. A la final llegaron Miss Colombia, Tailana Vargas; Miss República Dominicana, Marianne Cruz; Miss México, Elisa Nájera y... Miss Rusia, Vera Krasova. Pero fue la venezolana Dayana Mendoza, de 22 años, la que se alzó con la corona de oro y 555 diamantes blancos, valorada en 75.000 euros, de manos de su antecesora la japonesa, Riyo Mori. Miss Venezuela cumplió los pronósticos y superó a la colombiana, otra favorita, que se alzó como Primera Dama de Honor, por delante de la dominicana. Ochenta misses acudían al concurso celebrado en un complejo turístico de Vietnam, presidido por Donald Trump hijo, junto al diseñador Roberto Cavalli que contaron con la ayuda de Mel B, cantante de Spice Girl.

La española Claudia Moro, de 22 años, que iba al certamen como Primera Dama de Honor nacional, ya que Miss España, Patricia Rodríguez, es aún menor de edad, dejó el listón bien alto ya que quedó entre las diez finalistas, además de traerse el título de Miss cuerpo, ya que destacó junto a otras cuatro aspirantes en el desfile de traje de baño celebrado días antes a la gran final. La española, que llevó diseños de Manuel Odriozola y de Pilar Vera, quien le confeccionó el traje de gitana como atuendo típico español, se sentía muy cómoda, "mis mayores armas eran mi ilusión y la seguridad en mí misma".

Con Dayana esta es la quinta vez que los venezolanos se alzan con la victoria de Miss Universo, aunque hacía ya doce años que este país con tradición de bellas no lo conseguía. La disputa estuvo bien reñida entre los bellezones latinos. La paisana de Chávez sorprendió al jurado en el turno de preguntas cuando le cuestionaron cuál era la diferencia entre hombres y mujeres: "los hombres piensan que la forma más rápida de llegar a un punto es ir derecho. Las mujeres saben que la manera más rápida es ciñéndose a las curvas", comentó entre risas del personal. La reina de la noche, que lucía un largo vestido amarillo no pudo ocultar la alegría, cuando los miembros del jurado dieron el veredicto. Jerry Splinger, un polémico presentador norteamericano, de la cadena NBC, era el animado maestro de ceremonias.

La nota discordante de la gala la puso la representante norteamericana, Crystle Ste- wart, que tuvo un tropiezo cuando se enredó en su traje largo, aunque la anécdota no queda ahí ya que este despiste lo tuvo en 2007o su compatriota Rachel Smith.

De momento la ganadora disfrutará de una lujosa mansión durante un año en Nueva York, así como una cuantiosa suma de dinero para gastos, sin olvidar compromisos humanitarios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios