Clara oscuridad

  • El director onubense Manuel Hidalgo Martín celebra su nominación a los Goya por su documental '30 años de oscuridad', de producción netamente andaluza

Nunca más será una frase hecha eso de que el trabajo constante tiene sus frutos. Bien lo sabe el director onubense Manuel Hidalgo Martín y su productora, La Claqueta, que ayer recibieron la noticia de la nominación al Goya en la categoría de Mejor Película Documental por la novela gráfica 30 años de oscuridad, que ha coproducido junto al estudio Pizzel 3D e Irusoin. Se trata de un trabajo netamente andaluz para el resto del mundo que ha sido elegido entre medio centenar de documentales y que compite junto a El cuaderno de barro de Isaki Lacuesta; Morente, de Emilio Ruiz Barrachina, y Escuchando al juez Garzón, de Isabel Coixet.

Tras el final de la Guerra Civil, Manuel Cortés, antiguo alcalde de la localidad malagueña de Mijas, no tuvo ocasión de escapar de España. Tras un largo y peligroso camino de regreso a casa, consiguió llegar de noche a su hogar sin ser descubierto. Su mujer, Juliana, le advirtió de los numerosos fusilamientos que se estaban llevando a cabo en el pueblo. Ambos decidieron abrir un pequeño hueco en la pared donde Manuel podría esconderse. Manuel Cortés nunca pudo imaginar que aquel pequeño espacio tras la pared se convertiría en su cárcel particular durante 30 años. Esta es la historia de los llamados topos de la posguerra, que tuvieron que sacrificar una vida entera para huir de la represión. 30 años de oscuridad cuenta con la colaboración de los actores Juan Diego y Ana Fernández, que han prestado su imagen y sus voces a los personajes.

La obra lleva tres años gestándose desde La Claqueta, donde comparten responsabilidades su director, Manuel H. Martín [prefiere omitir su primer apellido para evitar confusiones con el escritor y cineasta], y su productor, Olmo Figueredo González-Quevedo. Hace muy poquitas semanas se terminó el laborioso trabajo de postproducción, a tiempo para optar a la competición de los Goya.

"Ha sido una sorpresa que no esperábamos", confesó ayer eufórico el realizador onubense a este diario. "Para nosotros estar ahí, nominados, es un gran regalo. Somos una empresa joven y esto no lo esperábamos pero es muy importante para nosotros. Lo que venga a partir de ahora sería otro regalo", explica Manuel.

La alegría del onubense es compartida con su compañero Olmo y con el resto de colegas de la coproducción. Ha sido un trabajo en equipo, muy duro, en un documental que cuenta con imágenes de animación y de archivo, además de testimonios.

"Esperamos estrenarlo en salas ahora a comienzos de año, aunque ya tenemos asegurada su emisión en televisión, primero a través de Canal Plus, y luego con todos los canales autonómicos, incluido Canal Sur. Esperamos que guste. Quienes lo han visto por ahora les ha encantado y se han emocionado, que era lo que pretendíamos. Queríamos emocionar al público y por eso hemos optado -explica el director onubense- por combinar varias técnicas, con una animación de viñetas fijas en tres dimensiones para introducir a los espectadores directamente en la historia y hacerlos partícipes".

La agencia Pizzel 3D se ha encargado de la animación, aplicación muy novedosa en una obra que ellos llaman "novela gráfica documental", tras siete meses de trabajo muy intenso, con más de mil ilustraciones. "Este tipo de reconocimiento te anima para hacer el trabajo lo mejor que sabemos. con la máxima calidad. ¡Es la bomba!", exclama el director de animación, Juan Manuel Suárez.

El entintador jerezano Alberto Belmonte asegura que sin duda ha sido "el trabajo más duro, a la vez que interesante en el que he participado". Entintar el sensacional trabajo de Ismael Pinteño [dibujante] ha sido todo un reto. Mi labor consistía en aportar texturas y negros a sus dibujos sin hacerles perder expresividad. Estar nominados a los Goya es toda una sorpresa que me hace sentir muy feliz y satisfecho por el trabajo realizado".

Ésta no es la primera vez que se cuela un onubense en las nominaciones de los Goya. En 2000, los hermanos palmerinos Manuel y José Lagares incluso consiguieron llevarse la estatuilla al Mejor Cortometraje de Animación con Los girasoles, una exquisita obra modelada en plastilina.

A Manuel H. Martín no le importaría seguir sus pasos, aunque ya se considera premiado. En el pasado Festival de Cine Iberoamericano de Huelva se llevó el premio de la RTVA al mejor corto andaluz con El defensor, que también le reportó el de mejor director del Instituto Andaluz de la Juventud. "Me hubiera gustado proyectar también el documental pero espero hacerlo el próximo año", añade.

Dos de las imágenes que se pueden ver en el novedoso documental '30 años de oscuridad'. Abajo, el  director, premiado en el pasado Festival de Cine Iberoamericano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios