Argentina a través de la mirada del tango

  • Los espectadores del Teatro del Mar viajan por la historia del género musical con 'Historia de tango'

Regresar al pasado, revivir una época, solo está al alcance de las eventualidades artísticas más sensoriales y factibles. La música es una de esas formas con capacidad de asimilarnos a momentos en la que la historia nos ha regalado una contemporaneidad espontánea y llena de riquezas que solo se valoran con el paso del tiempo. Quizás la dificultad del viaje esté en quienes no son capaces de ver con sus propios ojos. Por eso Historia de Tango muestra su esencia desde su propia alma a quien no ve más allá, en el arte.

La patria hermana de Argentina vivió un ciclo dorado en la primera mitad del siglo XX, un lapsus generacional que hizo que su música popular se hiciera eterna por los siglos de los siglos. Es entonces cuando encontramos el protagonismo de Gardel y su inseparable Lepera, popularizando el tango desde su nación natal hasta el mismísimo Hollywood. El esplendor de una voz, que acabaría de manera trágica en un accidente de avioneta, fue testigo fiel de cómo el tango ascendió hasta el olimpo de los dioses. Pero también la segunda parte de la centuria, y más concretamente en los años sesenta, comportaron una auténtica regeneración del tango gracias a Astor Piazzola y su bandoneón. Se revalidó así la calidad armónica y compositiva del género. Esto conllevó una nueva revolución del concepto internacional, haciendo que el respeto por la música popular argentina volviera a obtener una gran consideración.

Un trozo de esta tradición se presento en formato de obra narrativa y musical la pasada noche de jueves en el Teatro del Mar de Punta Umbría. Un patio de butacas ávido de conocer y viajar un siglo más atrás, llenó expectante las localidades aplaudiendo cada interpretación. Y aunque todo giró en torno a la evolución del tango y sus derivados, la expresivas versiones llevadas a cabo por la compañía hispano-argentina fueron de un gusto estético envidiable.

Fueron desgranando cronológicamente el desarrollo de un concepto musical conocido y apreciado en el mundo entero. Aun así, España siempre se ha sentido -por cuestiones migratorias- muy cercana a la tierra argentina, y afortunadamente quedan muchos enamorados de esa bella tierra americana llena de lazos españoles. De esta manera, todos los presentes pudimos disfrutar del dramatismo que a veces caracteriza al tango, la crítica o la capacidad de contar historias. Un abanico de posibilidades que nos presta su musicalidad y razonamiento para poder expresar todo tipo de situaciones sociales, políticas y personales.

Bajo la propia dirección musical del evento, la voz de la sevillana Sol Rui fue entonando una integral selección del repertorio más conocido y apreciado, mientras era acompañada al piano o a la guitarra por el músico argentino Matías Sebastián Frías.

Los prólogos y argumentaciones de Marcos Gualda fueron dando pie a cada uno de los tangos, explicando sus procedencias, e incluso aclarando en varias ocasiones el lenguaje y definiciones de muchos términos específicos de la tradición oral argentina. A su vez, la danza colorista y de enorme precisión que requiere el tango, fue llevada con gran maestría por el baile del lisboeta Joao Alves.

Todo desde los focos cenitales que partían literalmente el escenario en bandas divisibles, pero que a la vez realizaban un único espacio zonal donde se desarrolla la acción. Música, luces y bellos a flor de piel con un perfecto cuarteto de complementos donde cada uno juega su papel a la vez que se consigue unificar un mensaje general, participe de todos pero desde cuatro elementos dispares.

Este hermosísimo espectáculo será llevado a multitud de escenarios, siendo una magnífica oportunidad para los amantes de la música en general y de la música popular argentina en particular, de disfrutar hasta el mismo alma arrabalera de quien sabe deleitarse con las cosas buenas que nos ofrece la propia vida y de cómo solo son capaces de cantarla nuestros hermanos argentinos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios