Agnés Varda afirma que es "la primera premiada marginal"

  • La directora belga, pionera del cine feminista, recibe el Premio Dosnostia en el Festival de Cine de San Sebastián

La directora belga Agnés Varda recibió ayer la distinción en el Festival de San Sebastián. La directora belga Agnés Varda recibió ayer la distinción en el Festival de San Sebastián.

La directora belga Agnés Varda recibió ayer la distinción en el Festival de San Sebastián. / juan herrero/efe

La directora belga Agnés Varda recibió ayer por la tarde el primer Premio Donostia de la 65 edición del Festival de Cine de San Sebastián. "Es un premio que dan a gente con éxito comercial, me siento la primera premiada marginal", ha señalado al recoger el galardón.

La breve ceremonia ha tenido lugar en el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, escenario original de los Premios Donostia, que empezó a concederse a mediados de los 80 a actores como Gregory Peck, Glenn Ford o Bette Davies.

El director del certamen, José Luis Rebordinos, se lo ha entregado a Varda, quien ha sido recibida por el público en pie con una larga y cálida ovación, tras la proyección de un vídeo que repasaba su trayectoria.

Varda fue de las pocas mujeres directoras que empezó a trabajar durante la eclosión creativa de la Nouvelle Vague en Francia, y la única que desarrolló una carrera en el cine.

Considerada pionera del cine feminista, Varda ha asegurado en San Sebastián que prefiere hablar de "cine radical".

En Cleo de 5 a 7, una de sus primeras y más aplaudidas películas, repasaba casi en tiempo real las horas en las que la protagonista espera un veredicto médico. Sin techo ni ley (1985) reconstruía mediante saltos temporales al pasado los últimos meses de vida de una adolescente vagabunda.

Ha compaginado la ficción con aclamados e innovadores documentales como Daguerreotypes (1976), que dio a conocer a los comerciantes de la calle en la que vivía en París, o Los espigadores y la espigadora (2000), un recorrido por la Francia más marginal.

Su última película, Caras y lugares, que se proyectó ayer en San Sebastián, conecta con las dos anteriores. Realizado conjuntamente con el fotógrafo y artista callejero francés JR, de 34 años, el documental es un viaje por pueblos de Francia y un encuentro con sus vecinos anónimos.

Así, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood entregará el próximo mes de noviembre a Varda, de 89 años, un Oscar honorífico por el conjunto de la carrera de la directora cinematográfica.

La cineasta también cuenta en su filmografía con títulos como Le bonheur (La felicidad, 1965, Oso de Plata en el Festival de Berlín), Jacquot de Nantes' (1991)y Les glaneurs et la glaneuse (Los espigadores y la espigadora, 2000, premio Gold Hugo en el Festival de Chicago.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios