Adiós a Antonio Tabucchi, el referente social

  • El mundo de las letras despide al autor de novelas como 'Sostiene Pereira', que se distinguió por su compromiso civil y por su pasión por la literatura portuguesa.

Comentarios 2

El escritor italiano Antonio Tatucchi, fallecido ayer a los 68 años en Lisboa, considerado como uno de los referentes literarios de Europa, se distinguió por su compromiso civil y por su pasión por la literatura portuguesa.

Nació en Vecchiano, Pisa (Norte de Italia) en septiembre de 1943, y se licenció en Literatura portuguesa por la Universidad de su ciudad, para pasar después a trabajar como profesor de esta materia en la Universidad de Génova y como catedrático en la de Siena.

Confeso amante de Portugal, el escritor italiano debutó en 1971 en el panorama literario con una antología de poetas surrealistas portugueses, aunque su primera obra creativa fue Plaza de Italia, una colección de relatos publicada en 1975.

Fue el introductor y difusor de la obra del portugués Fernando Pessoa en Italia. Tradujo El libro del desasosiego en 1987 y publicó Los tres últimos días de Fernando Pessoa en 1994. De 1987 a 1989 ocupó el cargo de director del Instituto Italiano de Cultura en Lisboa, y en 1994 la novela Sostiene Pereira, publicada en Italia en 1994, le convirtió en un escritor muy popular.

Esta historia de un redactor de cultura en un periódico portugués durante la dictadura de Salazar se hizo aún más famosa tras ser llevada al cine en 1996 en una producción italiana dirigida por Roberto Faenza y con Marcello Mastroianni como protagonista.

La cabeza perdida de Damasceno Monteiro (1997), novela policíaca ambientada en Oporto, también le otorgó un amplio reconocimiento internacional.

Autor de una de notable obra, se caracterizó siempre por su conciencia reivindicativa.

Como escritor comprometido, fue muy crítico con el gobierno del presidente italiano Silvio Berlusconi. En 2008, de hecho, fue demandado por el presidente del Senado, Renato Schifari, tras publicar en el diario L Unita un artículo en el que preguntaba al político por su pasado, sus negocios y sus amigos; uno de ellos, el propio Berluscuni.

El autor escribía a mano sus libros porque, según confesó, "pertenezco al Cromagnon. Me gusta tener el bolígrafo y alimentar el callo del dedo".

El compromiso civil y el aura de misterio que predominan en su estilo literario se encuentran en sus últimas obras importantes: La cabeza perdida de Damasceno Monteiro, de 1996, Se está haciendo cada vez más tarde (2001) y Tristán Muere (2004). Además de las citadas novelas, de su pluma salieron también títulos como Autobiografías ajenas. Poética a posteriori (2006) o la recopilación de artículos La oca al paso (2006).

Tabucchi era reconocido por la crítica literaria como un maestro de las narraciones cortas. En 2010 publicó el libro de cuentos El tiempo envejece deprisa, en el que continuó explorando el concepto del tiempo. Su último libro publicado en España ha sido Viajes y otros viajes, ya editado en Italia en 2010, en el que relata sus estancias en diversos países del mundo.

Colaborador con diferentes medios de comunicación, entre ellos el italiano Corriere de la Sera o el español El País, escribió además la obra teatral "Los diálogos ausentes", una aproximación a la soledad y la imposibilidad de comunicación. Distinguido con numerosos galardones, contaba, entre otros, con el premio Luigi Russo, el Campiello, el Premio Campiello, el Scanno y el Premio Médicis; en España, la Asociación de Periodistas Europeos le distinguió con el premio Francisco Cerecedo de Periodismo.

Autor de una obra traducida en 40 lenguas, su nombre sonó como candidato al Príncipe de Asturias y al Premio Nobel de Literatura, candidatura que avalaba desde 2000 el Pen Club italiano. Antonio Tabucchi formaba parte del Parlamento Internacional de Escritores, una asociación de solidaridad con autores perseguidos.

La muerte del escritor Antonio Tabucchi, ha sido acogida con pesar en su país natal, donde muchas voces coinciden en definirlo como uno de los escritores italianos más europeos y uno de los más grandes, además de resaltar su compromiso con la izquierda. La editorial Feltrinelli, encargada de la publicación de la mayoría de su obra, señaló en un comunicado que pierde "un amigo, un intelectual europeo y un gran escritor". "Nos ha dejado un amigo, un compañero de camino, un hombre que ha estado dentro de su época con pasión y rabia", refiere el comunicado, que además hace hincapié en el hecho de que el autor de Sostiene Pereira, un destacado experto en Portugal, haya muerto "en su segunda patria, en la casa de sus seres queridos y de sus poetas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios