Los votos del independiente Ominami decidirán la Presidencia chilena

  • El candidato rechaza ofrecer su apoyo a los contendientes en la segunda vuelta

El candidato independiente Marco Enríquez Ominami, que obtuvo el tercer lugar en las elecciones presidenciales chilenas con el 20% de los votos, será la figura clave en la segunda vuelta que disputarán en enero el derechista Sebastián Piñera y el oficialista Eduardo Frei.

Piñera, un multimillonario empresario, ganó la primera vuelta de las presidenciales con un 44% de los votos, seguido de Frei, que obtuvo el 30%. Ambos disputarán la segunda vuelta el próximo 17 de enero.

"Tanto Piñera como Frei intentarán conquistar los votos de Ominami", señaló a la AFP Mauricio Morales, analista del Observatorio Electoral de la Universidad Diego Portales.

Enarbolando un discurso de ruptura, en el que se opuso a las viejas formas de hacer política en Chile captando el voto de los desencantados del oficialismo, Enríquez, sin embargo, ha tomado el camino de en medio, es decir, no apoyar ni a uno ni a otro.

El joven ex diputado de 36 años advirtió que "la vieja política" se quedará esperando señales "que no va a recibir".

La noche del domingo anunció que no recomendará votar ni a Frei ni a Piñera pues "ninguno de los dos candidatos que quedan son la esperanza de un país distinto, ellos no son el cambio", tras reconocer su derrota.

Los analistas prevén que una parte menor de sus votos se traspasarían a Piñera y el resto irían mayoritariamente a Frei, aunque por la dispersión de votantes no es fácil prever el comportamiento de los electores.

Para Frei, sus posibilidades pasan por lograr captar para sí la mayor parte de los sufragios de Ominami. Para eso deberá hacer un esfuerzo mayor para "entender las razones que llevaron a muchos simpatizantes de centro e izquierda a apoyar al candidato díscolo", según comenta el analista Patricio Navia.

"El mensaje es claro. Si la Concertación quiere mantenerse en el poder, necesita demostrar que ha escuchado ese mensaje y que tomará medidas para reencantar a esos electores inconformes", agregó.

Frei cuenta también con los votos del cuarto candidato en carrera presidencial, el representante del Partido Comunista, Jorge Arrate, que obtuvo el 5% de los sufragios y que comprometió ya su apoyo a Frei en un intento de evitar que la derecha retome el poder en Chile.

Para el politólogo Cristóbal Bellolio, es Piñera quien encarna mejor los ideales de Ominami y sus votos deberían traspasarse mayoritariamente a él, dándole la primera victoria a la derecha tras casi más de medio siglo.

"Una quinta oportunidad en el Gobierno choca contra las aspiraciones de renovación cifradas originalmente en Marco Enríquez-Ominami", dice Bellolio, en relación a que la coalición oficialista Concertación Democrática ha ganado las cuatro elecciones celebradas desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet, en 1990.

Más allá de la segunda vuelta, el futuro político de Ominami se torna difuso. Sin un partido que lo apoye y después de que su lista parlamentaria no consiguiera ningún cupo en el Congreso no le será fácil articularse como un actor relevante.

"Enríquez es el gran derrotado porque no se cumplieron las expectativas que él esperaba. El estaba absolutamente convencido de que iba a pasar a la segunda vuelta", comentó Morales.

"En los próximos cuatro años estará sin un partido político que lo apoye y sin ningún cargo de representación, lo que hará difícil que su figuración pública se mantenga", agregó el analista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios