Reino Unido

Los conservadores se rebelan contra May para forzar un voto sobre el 'Brexit'

  • La oposición y los 'tories' disidentes aprueban por cuatro votos una enmienda que impide al Gobierno ejecutar el acuerdo sobre la salida de la UE sin el permiso de las cámaras parlamentarias.

Varias personas protestan contra el 'Brexit' frente al Parlamento en Londres. Varias personas protestan contra el 'Brexit' frente al Parlamento en Londres.

Varias personas protestan contra el 'Brexit' frente al Parlamento en Londres. / EFE

Un grupo de doce diputados conservadores se rebelaron este miércoles contra la primera ministra británica, Theresa May, y forzaron al Gobierno a someter a una votación "significativa" en el Parlamento el futuro acuerdo al que llegue con Bruselas sobre los términos del Brexit.

El antiguo fiscal británico Dominic Grieve, defensor de la permanencia en la Unión Europea (UE) antes del referéndum de 2016, lideró una revuelta en las filas tories que echó por tierra la frágil mayoría que mantiene May en la Cámara de los Comunes desde su traspiés en las elecciones generales del pasado junio.

Por una estrecho margen de cuatro votos (309 a 305), los partidos de la oposición y el grupo de conservadores disidentes aprobaron una enmienda que impide al Gobierno comenzar a ejecutar el acuerdo sobre la salida de la UE sin el permiso de las cámaras parlamentarias.

La primera derrota en los Comunes de May como primera ministra supone un duro golpe en la víspera de que comience en Bruselas la cumbre en la que los 27 socios comunitarios restantes deben decidir si se inicia la segunda fase de las negociaciones con Londres sobre el Brexit.

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, afirmó tras la votación de este miércoles que la derrota representa una "humillante pérdida de autoridad" para May.

Ante ese escenario, la primera ministra trató de dar un golpe de autoridad minutos después de la votación, al destituir como vicepresidente del Partido Conservador a Stephen Hammond, uno de los diputados rebeldes.

Un portavoz de Downing Street, despacho oficial de May, aseguró por su parte que la derrota en los Comunes no detiene el proceso de salida del bloque comunitario.

"Respetamos la voluntad de la Cámara y nos continuaremos centrando en preparar al país para abandonar la UE en marzo de 2019", señaló.

"Mañana, la primera ministra asistirá al Consejo Europeo en Bruselas para trabajar en dirección hacia la relación profunda y especial que todos queremos ver (con la Unión Europea)", agregó ese portavoz.

Ante las presiones desde sus propias filas, la primera ministra ya se había comprometido semanas atrás a someter los términos definitivos del Brexit al escrutinio de los diputados, pero había advertido al mismo tiempo de que el voto del Parlamento no tendría poder para detener la ruptura con la UE.

La enmienda de Grieve aprobada este miércoles corrige el texto del llamado Proyecto de ley de la Unión Europea (Notificación para la retirada), la norma que transpondrá la legislación comunitaria al cuerpo legal británico.

La modificación impedirá al Gobierno británico utilizar legislación secundaria para implementar aspectos del acuerdo con Bruselas, un método que según Grieve habría permitido "esquivar" un eventual voto en contra del Parlamento.

En un intento por desactivar la rebelión en sus filas, May había indicado por la mañana que la enmienda puede impedir que la salida de la UE sea tan "ordenada y suave" como ella desea.

También el ministro para el Brexit, David Davis, intentó durante la jornada disuadir al grupo de parlamentarios disidentes de votar contra el Gobierno y les dirigió una carta para insistir en su compromiso de convocar una "votación significativa" sobre el acuerdo final con Bruselas "tan pronto como sea posible".

Los argumentos de May y Davis no convencieron a sus correligionarios, como tampoco lo hicieron las concesiones anunciadas a última hora de la tarde por el secretario de Estado de Justicia, Dominic Raab, que aseguró que no se utilizaría legislación secundaria para implementar el Brexit antes de la votación parlamentaria.

"Estamos decepcionados por la aprobación de esta enmienda en el Parlamento, a pesar de las sólidas garantías que hemos puesto sobre la mesa", señaló un portavoz del ministerio para el Brexit tras la votación.

Ese fuente agregó sin embargo que la corrección al proyecto de ley no impide al Gobierno continuar "preparando el cuerpo legal para el día de la salida" de la Unión Europea.

"Ahora tendremos que determinar si son necesarios otros cambios en la ley para asegurarse de que cumple con su vital función", detalló el portavoz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios