Una carrera truncada por las FARC

  • La ex candidata a la Presidencia fue secuestrada en plena campaña electoral, cuando su nuevo partido trataba de luchar contra la corrupción y los rebeldes

Nacida en 1961 en Colombia, Ingrid Betancourt fue representante en la Cámara, senadora y candidata presidencial en su país de origen, a pesar de que tiene la doble nacionalidad franco-colombiana y de que se educó en ambos países.

Nacida en el seno de una familia política, la que fue rehén durante seis años de las FARC tenía una fértil trayectoria política en su país hasta que fue secuestrada cuando aspiraba a ser elegida para la Presidencia de Colombia.

Su padre, Gabriel Betancourt, entre otros cargos ostentó el de ministro de Educación durante el Gobierno del general Gustavo Rojas Pinilla .

Estudió secundaria en el Liceo Francés de Bogotá y después ciencias políticas en Francia, en el Instituto de Estudios Políticos de París, donde se especializó en comercio exterior y relaciones internacionales. Fue en Pdonde conoció a su primer marido, el diplomático francés Fabrice Delloye con quien tuvo dos hijos, Melanie y Lorenzo.

En 1989 volvió a Colombia tras el asesinato del candidato presidencial Luis Carlos Galán y un año después se unió al Partido Liberal, donde comenzó como asesora de varios ministros durante el Ejecutivo de César Gavira.

En 1994 se presentó a la Cámara de Representantes y formó un próspero bloque conocido como los cuatro mosqueteros que hizo importantes denuncias sobre corrupción. De hecho, aunque Betancourt apoyó inicialmente al presidente liberal Ernesto Samper, se puso en su contra cuando salió a la luz el escándalo que revelaba la filtración de dinero de los narcotraficantes a la financiación de la campaña política que llevó a Samper a la Presidencia.

En esta época recibió varias amenazas de muerte por sus continuas denuncias de la corrupción, por lo que envió a sus hijos a vivir con su padre en Francia.

En 1998 fundó el Partido Verde Oxígeno, afín a los partidos ecologistas europeos con vistas a las siguientes elecciones y consiguió de nuevo llegar al senado con su nueva formación. Abandonó su escaño en 2001 para presentarse como candidata presidencial en las elecciones de 2002.

En su carrera hacia la dirección de Colombia, Betancourt llegó a reunirse con los jefes guerrilleros de las FARC a quienes pidió que abandonasen la práctica del secuestro y que liberasen a todos los rehenes.

En medio de la campaña presidencial, el 23 de febrero de ese mismo año, Betancourt y su jefa de gabinete, la también ex rehén Clara Rojas, fueron secuestradas durante una arriesgada visita al pueblo de San Vicente Caguán, donde ya se sabía que actuaba la guerrilla y lugar al que acudieron para solidarizarse con los pobladores de esta zona conflictiva.

El reconocimiento que consiguió a nivel internacional y la solidaridad que despertó tanto en Francia como en otros países de Europa, también le convirtieron en una especie de "trofeo" para las FARC, que eran conscientes de que mantener como rehén a Betancourt les garantizaba interlocución y protagonismo ante la comunidad internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios