El candidato socialista es el favorito en los comicios de Rumanía

  • El socialdemócrata Mircea Geoana ha pactado una coalición con los liberales

Los rumanos elegirán hoy entre el presidente saliente de centroderecha Traian Basescu y el socialdemócrata Mircea Geoana para dirigir el país en los próximos cinco años y aplicar las reformas esenciales para sacar a Rumania de la crisis.

Traian Basescu, un ex capitán de la marina de 58 años, ganó con el 32,44% de los votos la primera vuelta de la elección presidencial rumana, el pasado 22 de noviembre, superando por escaso margen a su rival socialdemócrata Mircea Geoana, con el 31,15%.

Un sondeo publicado el martes por el Instituto INSOMAR da como ganador a Geoana, con 54% de los votos. Basescu, por su lado, asegura que la victoria será para él con el 53% de los votos.

En el papel, los cálculos parecen no obstante favorables a Geoana, un ex ministro de Relaciones Exteriores de 51 años, quien recibió el apoyo de los principales candidatos derrotados en la primera vuelta, entre ellos el liberal Crin Antonescu, tercero con el 20% de los votos. Obviando sus divergencias ideológicas, los socialdemócratas y los liberales de derecha sellaron su nueva alianza, prometiendo gobernar juntos en base a un programa que combina "igualdad social" y "dinamismo económico".

Estas dos formaciones de oposición han reiterado igualmente su intención de nombrar al alcalde de Sibiu, y miembro de la minoría germanófona, Klaus Iohannis, en el cargo de primer ministro.

Una decisión que ha sido elogiada por el partido de la comunidad magiar (UDMR) que se ha sumado a Geoana, así como el partido de ultraderecha de la Gran Rumania (PRM) y el del ostentoso dirigente del equipo de fútbol Steaua Bucarest, Gigi Becali.

Aislado en la escena política y estigmatizado por una parte de los medios de comunicación, Basescu ha dicho de antemano que se niega "a negociar con los partidos" con miras a obtener sus votos, añadiendo que sus únicos aliados "son los rumanos". Si es reelegido espera agrupar nuevas alianzas en torno a su Partido demócrata-liberal (PDL, en el poder), mientras preconiza la formación de un polo de derecha que incluya a los liberales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios