La UE aportará 7.200 millones para ayudar a los países pobres

  • La Unión sorprende con una cifra muy superior a la esperada para ayudar a las naciones menos desarrolladas a combatir las consecuencias del cambio climático

La Unión Europea (UE) sobrepasó ayer las expectativas al comprometer un total de 7.200 millones de euros (2.400 al año) durante el periodo 2010-2012 para ayudar a los países en desarrollo a combatir el cambio climático. Los líderes europeos pusieron esta cifra sobre la mesa a modo de golpe de efecto para intentar desbloquear las negociaciones de Copenhague (Dinamarca) y reavivar el espíritu de la cumbre en la que muchos ya dan todo por perdido, pero aún no ha concretado cuánto aportará a partir de 2020.

El Consejo Europeo recalcó que está dispuesto a aumentar el recorte de sus emisiones en 2020 del 20 al 30%, pero para ello sigue esperando a que otros países hagan esfuerzos equivalentes.

El anuncio sobre la ayuda a los países en desarrollo "será bueno para lograr un compromiso en Copenhague", consideró en rueda de prensa al término de la cumbre el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, cuyo país ejerce la presidencia de turno.

Sin embargo, no está claro que una concesión para sólo tres años vaya a tener tanto impacto, entre otras cosas, porque ya hay voces que acusan a la UE de estar ofertando un dinero que no es nuevo y podría proceder de fondos ya comprometidos para ayuda al desarrollo. Los Veintisiete no han especificado la procedencia de los fondos, pero el presidente francés, Nicolás Sarkozy, aseguró que "el objetivo" es que todo ese dinero sea financiación nueva.

La presidencia sueca de turno de la UE confirmó que todos los países de la Unión y la Comisión Europea (CE) contribuirán a la financiación, a pesar de no estar obligados a ello.

Sin embargo, la aportación de Letonia -uno de los países de la UE más gravemente afectados por la crisis- será puramente simbólica (10.000 euros anuales), mientras que Rumanía se limitó a anunciar que cooperará sin anunciar una cantidad concreta.

España aportará 375 millones de euros para todo el periodo (125 millones de euros al año), 75 millones más de lo que prometió en un principio, según anunció al concluir la reunión el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Francia y Alemania, por su parte, comprometieron 420 millones de euros cada una al año (1.260 para los tres años) y el Reino Unido 1.500 millones de euros en el trienio. "Nuestra cifra es la más alta hasta ahora", subrayó Brown, quien confió en que otros países refuercen sus ofertas.

El hecho de que todos los países del bloque, incluso los más débiles económicamente, aporten algo a la suma total está también cargado de simbolismo y deja claro el objetivo estratégico de la Unión, empeñada en recuperar credibilidad y liderazgo en la lucha internacional contra el calentamiento global.

La UE calcula que la aportación del conjunto de países industrializados debe situarse entre 5.000 y 7.000 millones de euros al año para 2010-212.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios