Pence insiste en su política de "mano dura" contra Pyongyang

Eeuu quiere impedir que Corea del Norte "secuestre la imagen" de los Juegos Olímpicos de PyeongChang (Corea del Sur), aseguró ayer su vicepresidente, Mike Pence, en medio del deshielo entre Seúl y Pyongyang con motivo del evento deportivo.

El número dos de la Casa Blanca alertó sobre la ofensiva propagandística de Pyongyang para los Juegos de Invierno, que empezarán mañana, y anunció nuevas sanciones unilaterales contra el régimen, durante una visita a Japón antes de viajar a Corea del Sur para la apertura del evento deportivo.

"No permitiremos que (Corea del Norte) esconda tras la bandera olímpica la realidad de que esclaviza a su población y amenaza a otros países", advirtió Pence en Tokio tras reunirse con el primer ministro nipón, Shinzo Abe.

El vicepresidente estadounidense se desplazará hoy a Corea del Sur y estará presente en la ceremonia inaugural de los Juegos de mañana, donde desfilarán juntos los atletas del Norte y el Sur y a la que asistirá también una delegación de alto nivel enviada por el régimen de Kim Jong-un.

Pence aprovechó la ocasión para anunciar que EEUU aplicará una nueva ronda de sanciones económicas contra Corea del Norte, "las más duras y agresivas hasta la fecha" y destinadas a poner fin a sus programas armamentísticos.

La insistencia de la Casa Blanca en este enfoque contrasta con el ambiente de distensión que se respira entre las dos Coreas. Seúl anunció ayer que Kim Yo-jong, hermana del líder norcoreano, acudirá a los Juegos, una histórica visita que será el primer viaje de un miembro de la dinastía Kim al Sur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios