Netanyahu decepciona en Europa al negarse a congelar los asentamientos

  • El primer ministro israelí insiste en que el proceso de paz está supeditado a la prioridad de que los palestinos reconozcan el Estado judío · Merkel ve "decisiva" la paralización para relanzar el acuerdo

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, terminó ayer en Berlín su gira europea con un mensaje decepcionante para quienes esperaban gestos concretos que permitan relanzar el proceso de paz en Oriente Próximo.

En una conferencia de prensa con la canciller alemana, Angela Merkel, Netanyahu desmintió haber llegado con Estados Unidos a un acuerdo para congelar la ampliación de los asentamientos judíos en Cisjordania.

"Son rumores que no tienen base", afirmó el primer ministro, quien subrayó que "hay esfuerzos por eliminar discrepancias", pero insistió en que "no es cierto que haya decisiones" al respecto.

Con ello se refirió a informaciones difundidas por medios británicos e israelíes, según las cuales Netanyahu habría accedido a detener durante nueve meses la construcción de asentamientos en Cisjordania, aunque no en Jerusalén Este, que Israel considera como barrio y parte de su capital legítima.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP), sin embargo, ha puesto como condición para relanzar el diálogo la suspensión de toda obra, no únicamente en Cisjordania y no excluyendo las 2.500 que están en curso con dinero estatal y otras muchas que se están edificando ilegalmente, como propone el compromiso al que se refieren los citados medios.

Merkel evitó entrar en detalles sobre el curso de unas negociaciones que calificó de "bilaterales" entre EEUU e Israel, pero subrayó que detener la construcción de los asentamientos es algo "decisivo" para relanzar el proceso de paz.

Netanyahu reafirmó su intención de "encontrar los puentes" que sirvan para la reactivación del proceso, pero insistió en que éste estaba supeditado a la prioridad de que los palestinos "reconozcan a mi país como un Estado judío".

Subrayó que desde que asumió la jefatura del Gobierno hace cinco meses, Israel ha dado una serie de pasos hacia los palestinos, como eliminar varios puntos de control y abrir el paso sobre el río Jordán, lo que, recalcó, ha servido para ayudar a reactivar la economía palestina.

Al igual que en sus conversaciones anteriores en Londres, también Netanyahu buscó el apoyo a su propósito de emprender una línea más dura contra Irán.

La canciller alemana compartió con él la necesidad de aumentar la presión, por ejemplo, mediante sanciones energéticas o financieras, en el caso de que Teherán no muestre voluntad en el contencioso nuclear.

Sin embargo, Merkel hizo hincapié en la necesidad de obtener el apoyo de China y Rusia, pues sin estas dos potencias ninguna de las medidas que se puedan emprender tendrá la eficacia necesaria.

Ni Merkel ni Netanyahu quisieron dar detalles acerca de supuestos avances en las gestiones para lograr la liberación del soldado israelí Gilad Shalit.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios